publicidad

Otros

¿Cómo controlar una crisis nerviosa?

Ante un fenómeno natural como un temblor, existen diversas manifestaciones individuales frente al miedo, y hay que saber controlarlas.

  • 20/03/2012
  • 17:02 hrs.
Durante y después de un fenómeno natural como un sismo, es común que algunas personas se pongan nerviosas a tal grado que lleguen a experimentar una crisis nerviosa o de ansiedad, situación que debe ser controlada para evitar que crezca y se generalice.
 
Por ello, SUMEDICO  platicó con el psicoterapeuta Luis Alejandro Nagy(*), quien nos explicó que ante una situación así, como un temblor, lo primero es buscar un lugar en el que te sientas seguro físicamente, y después tratar de sentirse seguro emocionalmente. 
 
“Hay diferentes reacciones hacia el miedo, y cuando estaos ante un temblor se ponen a trabajar mecanismos de defensa como la negación; no obstante, hay personas que sufren más esa situación debido a que tienen alguna experiencia previa y esta nueva experiencia le recuerda las anteriores, y eso sucede sobre todo en México, porque recordamos el terremoto de 1985”, señaló el especialista. 
 
Una vez que una persona entra en una crisis nerviosa, o de ansiedad, pierde el control, no puede dominar sus emociones, pueden presentarse casos de taquicardia y en el peor de los casos se desmaya.
 
“El desmayo es otro efecto de la protección del organismo, es un medio de defensa porque no quieren ver la realidad, es protegerse antes de la locura, de salir corriendo, y después del temblor la gente tiene más reacciones de angustia porque tratan de ‘tocar base’, de ponerse en contacto con sus familiares, y lo único que sucede es que se saturan las líneas telefónicas”, explicó. 
 
¿Qué hacer en el momento?
 
Lo más importante, y que no se hace correctamente, de acuerdo con el especialista, es prevenir., pero “no sólo se trata de salir ordenados y sin correr, sino de saber previamente quién en la escuela o la oficina tiene problemas de ansiedad ante estos fenómenos, para ponerle uno o dos cuidadores y evitar que caigan en crisis”, indicó. 
 
Según el terapeuta, “ya hay una cultura de la anticipación, es importante llegar primero a una zona donde te sientas físicamente seguro y después hay que sentirse emocionalmente seguro”. 
 
“Después hay que hacer llamadas rápidas, cuando se puede, hay que platicar, platicar mucho porque de esa forma te tranquilizas, llegan consejos, escuchas otras experiencias, es una manera de relajar la tensión emocional, ligar el hecho a la palabra; finalmente, es importante reafirmar a la persona que tiene la crisis, explicarle que ya está bien; pero sobre todo hay que hablarlo”, concluyó el especialista. 
 
(*) Psic. Luis Alejandro Nagy
doctor.nagy@gmail.com

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad