publicidad

Corazón

Dañaría medicamento, luego de un infarto

Un fármaco que también es utilizado en México, sería el causante de complicaciones como sangrado o hemorragias sin control.

  • 25/08/2013
  • 19:06 hrs.
La Warfarina es el medicamento más usado en el mundo para evitar que se formen coágulos en la sangre y se tapen las arterias en personas que acaban de tener un infarto o que tienen muchos síntomas de que se les presentará un infarto. Sin embargo, tres de cada diez personas que reciben este medicamento presentan complicaciones como las hemorragias sin control, debido a alteraciones en alguno de dos genes, cuyos nombres son CYP2C9 y WKORC1. En los casos leves hay algún sangrado estomacal. En los casos graves padecen hemorragias internas que requieran hospitalización.
 
Debido a estas hemorragias, la revista médica Annals of Energency Medicine realizó un consulta entre médicos que laboran en Salas de Emergencia y consultó sobre cuál es el método más efectivo para detener hemorragias provocadas por Warfarina. Esta investigación fue necesaria debido a que el gobierno de Estados Unidos tiene registrado que la segunda causa más frecuente de ingresos a una sala de emergencias por efectos de un medicamento es el mal uso de la Warfarina.  La primera causa en ese renglón es una reacción negativa a la insulina, usada por personas con diabetes.
 
Según esta investigación el uso de Concentrados de Complejo de Protrombina (CCPs) resultó ser más rápido y eficaz que el plasma fresco congelado para revertir la hemorragia causada por el anticoagulante Warfarina.  La revista sugiere que los médicos en los Estados Unidos deberían unirse a aquellos alrededor del mundo en utilizar CCPs como la primera línea de defensa en esta emergencia común y potencialmente mortal.
 
El conocimiento también es relevante para México porque la Warfarina se receta desde hace casi dos décadas. En Estados Unidos se calcula que cada año se le prescribe a dos millones de personas.
 
“Los típicos remedios para la hemorragia causada por Warfarina son lentos e impredecibles”, explicó el autor del estudio Kenneth Frumkin del Centro Médico Naval en Portsmouth, Virginia. Agregó que, por el contrario “la anticoagulación de la Warfarina usando Concentrados de Complejo de Protrombina funciona en minutos, en lugar de horas. Su bajo uso en diferentes países parece derivar de la falta de familiaridad y la disponibilidad poco frecuente”.
 
Los CCPs son productos elaborados a partir de plasma humano agrupado y fueron inicialmente desarrollados para tratar la hemofilia. Ellos pueden revertir un problema de anticoagulación entre tres y cinco veces más rápido que el plasma fresco congelado, que debe ser descongelado.
 
Una tercera opción para frenar hemorragias es el Activado recombinante Factor VII (Factor rVIIa), aprobado en los Estados Unidos sólo para cirugía o hemorragias en hemofílicos. Este Factor rVIIa trabaja más rápido que el plasma fresco congelado, pero conlleva más riesgos y costos mucho más altos.
 
“En abril de 2013 la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) aprobó el uso de una forma de CCPs destinado específicamente a la reversión de la Warfarina. La recomendación es expandir el uso de estos productos de ahorro de vida”, dijo el doctor Frumkin.
 
Las opiniones expresadas por el doctor Frumkin son suyas y no necesariamente reflejan la política oficial o la posición del Departamento de la Marina, Departamento de defensa o el gobierno de Estados Unidos.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad