publicidad

Otros

Detectarán abuso de alcohol en consultorio

Estudio afirmó que los médicos pueden saber si un paciente necesita ayuda con su forma de beber con unas cuantas preguntas.

  • 15/05/2013
  • 16:02 hrs.

 Luego de varias observaciones, expertos estadounidenses concordaron que los médicos deben preguntar a todos sus pacientes sobre sus hábitos de consumo de alcohol para detectar si hay quienes necesiten ayuda para controlar su forma de beber, y justo este procedimiento es una sugerencia del del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos en Estado Unidos.

De acuerdo con lo publicado en Annals of Internal Medicine, las nuevas directrices, son las recomendaciones "finales" del panel sobre la exploración de los problemas con el alcohol.

Fue desde 2004 cuando se comenzó a realizar más investigación, explicó el Dr. Michael LeFevre, miembro del grupo de trabajo, y profesor demedicina familiar y comunitaria de la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri, en Columbia.

LeFevre señaló que hay evidencia de que los médicos pueden detectar el consumo arriesgado al plantear una sola pregunta: ¿Cuántas veces en el año anterior ha bebido usted cinco o más bebidas en un día (si el paciente es hombre), o cuatro o más bebidas (si se trata de una mujer o una persona mayor de 65 años)?

Si un paciente reconoce que bebe tanto, el médico puede hacer más preguntas para ver qué tan grave es el problema.

Las recomendaciones actualizadas también clarifican lo que los médicos deben buscar, que es el rango completo de lo que el grupo de trabajo denomina "mal uso" del alcohol.

Esto abarca desde el consumo "arriesgado", en que las personas beben más alcohol de lo que deben, hasta los problemas más graves de abuso y dependencia del alcohol. La dependencia conlleva una adicción física al alcohol, mientras que el abuso del alcohol significa que la bebida provoca problemas en las vidas personales y laborales de la gente.

LeFevre comentó que hay evidencia firme de que una consejería breve de parte de un médico de atención primaria, incluso una sola sesión de 5 a 15 minutos, puede ser suficiente para que las personas beban menos.

"Las intervenciones breves son efectivas para las personas que están en la etapa del consumo arriesgado", aseguró LeFevre. Sin embargo, las personas con problemas más graves con el alcohol probablemente necesiten más ayuda, o una remisión a un programa especializado, añadió.

Schuckit y LeFevre dijeron que cualquier médico de atención primaria puede aprender técnicas de intervención breve. Esto puede incluir ayudar a los pacientes a hallar formas saludables de reducir el estrés y fijar metas para reducir su consumo de alcohol.

Pero cuando se trata de los adolescentes, el grupo de trabajo dijo que no hay suficiente evidencia como para recomendar unas pruebas rutinarias.

Sin embargó advirtió que "no decimos que el consumo adolescentes sea un problema que los médicos deban ignorar. Se trata de un problema", planteó LeFevre. "En realidad se trata de un llamado para la comunidad de la investigación. Necesitamos más evidencia sobre las pruebas en los adolescentes". (Univisión)

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad