publicidad

Diabetes

Diabetes: tipos, síntomas y tratamientos

Surge cuando el páncreas no produce suficiente insulina o el organismo no la utiliza eficazmente.

  • 07/04/2016
  • 09:00 hrs.
La diabetes es considerada un problema de salud pública, debido a que en los últimos años se han presentado un mayor número de casos ocasionados principalmente, por obesidad, sobrepeso, mala alimentación y sedentarismo que tiene como consecuencia, la aparición de otras enfermedades e incluso la muerte.

Esta enfermedad crónica aparece cuando el páncreas no produce la suficiente insulina (hormona que regula el azúcar en la sangre) o cuando el organismo no la utiliza correctamente.

La diabetes se clasifica en tres tipos:

  1. Diabetes tipo 1: también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia, se caracteriza porque no se genera la suficiente insulina, por lo que es necesario administrarla a diario. Su causa es desconocida y hasta ahora, no existe forma de prevenirla. Entre los síntomas más comunes se encuentran la excreción excesiva de orina, sed, hambre constante, pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio.

  2. Diabetes tipo 2: conocida como no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta, ocurre porque el organismo no utiliza eficazmente la insulina y sus principales causas son el peso corporal excesivo, la mala alimentación y la falta de ejercicio. Este tipo constituye el 90%de los casos mundiales y a diferencia de la tipo 1, ésta sí es prevenible. Los síntomas suelen ser menos intensos que los del otro tipo, por lo que suele diagnosticarse en etapas avanzadas, cuando ya hay diversas complicaciones.

  3. Diabetes gestacional: se presenta en el embarazo cuando hay hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre). Suele diagnosticarse mediante pruebas prenatales y porque la paciente refiere síntomas. Quienes la padecen, tienen mayor riesgo de tener complicaciones durante el embarazo y de desarrollar diabetes tipo 2 en un futuro.


Para detectar la enfermedad, se utilizan exámenes de sangre relativamente económicos. Su tratamiento consiste en reducir la  glucemia y otros factores de riesgo que puedan dañar los vasos sanguíneos.

En cualquier caso, los pacientes necesitan insulina y medicamentos orales, así como cambios en sus hábitos alimenticios, de ejercicio y tabaquismo.

No llevar un buen control de la enfermedad, puede conducir a otros padecimientos como cardiovasculares, riesgo de úlceras en pies que pueden infectarse y requerir amputación, retinopatía diabética con posible ceguera o insuficiencia renal.

Con el objetivo de prevenir futuros casos y generar conciencia sobre los riesgos de diabetes, la OMS dedicará el Día de la Salud a la enfermedad para buscar formas de prevención y tratamiento más eficaces.

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad