publicidad

Otros

¿Eres sensible?, evítate problemas

Si crees que siempre hacen o dicen cosas para molestarte, trata de evitar pensar que eres el centro del universo.

  • 07/08/2012
  • 17:33 hrs.

¿Te ha pasado que ante un comentario reaccionas como si fuera una agresión en tu contra?, esto ocurre porque tu sensibilidad puede ser alta, y todos pasamos por esas situaciones de vez en cuando, el problema es que siempre que alguien hace o dice algo creas que es para afectarte.

Y esto ocurre porque la sensibilidad es multifactorial, según dijo a SUMEDICO la coach de vida Elizabeth Macari, “finalmente tenemos muchos estados del ser y todo tiene que ver desde lo que la persona vio en su casa mientras crecía, cómo fue tratado por sus padres, amigos, hermanos, maestros. Y todas estas vivencias marcan la pauta para que una persona decida (porque es una decisión personal) ser o no sensible”. 

Según la coach la clave de esto está en dominar nuestro ego, porque es “la parte de nosotros que puede impedirnos vivir en paz, si nos domina a nosotros en lugar de que sea al revés”.

Pero si el ego ya te ganó y crees que todo lo que se hace es por ti y en tu contra, entonces Macari recomendó dejar de vivir como las víctimas:

  • Darme cuenta, sino me percato de que soy una persona sentida, no lograre cambiar.
  • En lugar de creer que fue en nuestra contra cambiar el pensamiento por “yo estoy bien y mientras yo me ame basta”
  • Comprender por qué estarían agrediéndome

Elizabeth Macari señaló que la mejor arma contra cualquier comentario siempre es el amor propio y el concepto que tengamos de nosotros mismos, y respetar las opiniones que los demás tengan de nosotros mismos, sean buenas o malas, “nosotros debemos estar seguros de lo que somos y cómo nos desenvolvemos”.

Sin embargo, es importante mantener bien los pies en la tierra, porque si “yo empiezo solo a aceptar los comentarios alabadores también me alejo de la realidad y lo que se alimenta es mi sobervia”.

“En este caso nosotros siempre debemos trabajar por ser la mejor versión que podemos ser de nosotros mismos, y si siempre damos lo mejor no tenemos que preocuparnos, y si fallamos, hay que levantarnos y seguir adelante”, continuó.

Justo en estas claves es donde está el éxito, porque “cuando alguien a quien le reporto me dice, debiste haber hecho esto mejor, lo reviso, lo evalúo con total honestidad y digo (para mí) pues sí Liza, la siguiente vez, prepárate más, organiza tu tiempo, y haz las mejoras pertinentes”.

Y si un amigo o un familiar me dice “la regaste”, escucho, evalúo, y aprendo, “pero ¿“sentirme”? ¿Para qué? ¿Para defenderme o protegerme? Mejor asumo las consecuencias de mis actos, me RESPONSABILIZO”.

¿Y si no me doy cuenta que soy sensible?

De acuerdo con Macari, es imposible que una persona no se percate que es sensible, pero si es muy sencillo que quiera actuar como la víctima, “sin embargo, la Vida se encargará de que crezcamos, cada uno. Por lo que la víctima, eventualmente, tendrá, si quiere ser feliz, que dejar de actuar como tal”.

Para superar estos episodios en la vida, la especialista indicó que “ante todo debo ser honesto conmigo mismo, y si son mis amigos los que pasan por eso y ya lo detecté  debo tratar de recordarles que los quiero y  preguntarles “¿Tú crees que yo quiero estar cerca de ti y que quiero pasar tiempo contigo? Y como así es, me responden “SI”, entonces les pido que comprendan que si no estoy más tiempo con ellas no es porque no quiero, es porque no puedo en este momento de mi vida”.

Macari recordó la voz de expertos como  Iyanla Vanzant nos dice que:

“Somos capaces de dirigir y determinar el resultado de cualquier situación que enfrentamos a través del poder del pensamiento. Sin embargo, ya que muchos de nosotros no nos damos cuenta de nuestra verdadera fuerza, no creemos en la verdad de esta frase: “Nadie puede hacerte algo, ni puede hacerte hacer algo a menos que tú lo permitas”.

La clave es ser honesto contigo y con los demás todo el tiempo, mantener tus pensamientos enfocados siempre en el mejor resultado posible para todos los involucrados y nunca permitirte ser empujado hacia donde no desees estar. Nunca puedes hacer a nadie responsable de tus acciones. Cómo respondas en alguna situación es meramente un reflejo de lo que tú piensas – de lo que está en tu cabeza. Cuando alguien hace o dice algo que tu crees que es ofensivo, hazte un favor – deshecha ese pensamiento. Lo que está dentro de mi cabeza es lo que cuenta”.

(*) Elizabeth Ann Macari Pasqualino

Coach Ejecutivo y de Vida,

Tanatóloga

Pensadora positiva

lizamacari@gmail.com

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad