publicidad

Otros

¿Estás comprometido o eres adicto al trabajo?

La adicción al trabajo afecta la vida social y familiar de una persona, obligando a sus conocidos y seres queridos a alejarse.

  • 13/10/2011
  • 09:42 hrs.

¿Son las nueve de la noche y sigues en la oficina porque tienes mucho trabajo?. Este comportamiento puede ser parte del compromiso laboral o lo que puede suceder en realidad es que te hayas convertido en un adicto al trabajo, un trastorno que nos impide disfrutar de la vida social fuera del área de laboral.

Las personas que demuestran un apego grande a sus actividades laborales pueden afectar su calidad de vida y sus relaciones sociales.

Una de las razones por las que se tiene este comportamiento, es la disonancia cognitiva, la cual se presenta cuando se mantienen dos pensamientos que están en conflicto, en este caso: el estrés que provoca el no estar trabajando y la consciencia de que hay una necesidad de disfrutar los momentos de ocio, como indica un estudio realizado por el psicólogo y terapeuta Javier Brotons, profesor de la Universidad Jaume I de Castellón.

De igual manera, para saber un poco más al respecto, SUMEDICO entrevistó a la psicoterapeuta Renatta Arrazola (*), quien señaló que la adicción al trabajo no es más que un “interés desmedido y una necesidad de estar en constante contacto con el trabajo, sin importar si se trabaja en fines de semana, días festivos o altas horas de la noche”.

“En concreto –continúa la especialista–, la persona se olvida de su familia, sus amigos y otras necesidades elementales por estar trabajando”.

El trabajo como fuga o autoreconocimiento

Para la especialista Arrazola, esto sucede principalmente porque el paciente encuentra en el trabajo una fuga de otras áreas de la vida, o bien, como indica el doctor Brotons, puede ser resultado de una necesidad de valorarse a sí mismos, lo que consiguen únicamente trabajando en exceso.

“Para la persona es fácil refugiarse en el trabajo, porque es un lugar conocido y seguro, para no prestar atención a otras áreas emocionales que requieren de su presencia y su atención”, abunda la especialista.

Según estudios especializados, el perfil de un adicto al trabajo corresponde a los siguientes criterios:

  • Tiene entre 35 y 55 años
  • Su nivel cultural es medio o medio alto
  • Ha sido educado con valores como esfuerzo, compromiso, responsabilidad, eficacia, perfeccionismo y no perder el tiempo
  • Son personas perfeccionistas que tienen la necesidad de controlarlo todo

Consecuencias

Quien sufre de adicción al trabajo descuida el área social de su vida, volviéndose para él o ella imposible la construcción de relaciones significativas más allá de su labor.

“La manera como esto se muestra es con problemas familiares, alejamiento, viven con sus hijos pero se aíslan, no conviven con ellos y no los cuidan, no están cercanos conviviendo, se van perdiendo. Lo mismo ocurre en el área social, ya que los amigos, que son una red de apoyo en la vida, se alejan, existen de nombre pero no hay convivencia armoniosa”, explica la doctora.

Tratamiento y toma de consciencia

Para evitar que la adicción cause una desestabilización en la vida del paciente, es necesario que se acerque a un especialista que lo ayude a corregir el comportamiento, el primer paso es que tome consciencia del problema.

“En una psicoterapia se trabajan las necesidades y el cuestionamiento sobre qué haces en todas las áreas que el problema está afectando. Todo es trabajo, cuando no hay toma de consciencia es porque se desensibiliza la persona, y precisamente trabajamos sensibilizando al paciente. Él o ella deben poner límites a su trabajo porque es importante y necesario, ya que con el trabajo se satisfacen las necesidades financieras, pero se ponen perspectivas y limites para que disfrute su trabajo porque quien tiene una adicción de este tipo, ya lo sufre”, finalizó la especialista.

(*) Psic. Renatta Arrazola Lara
Psicoterapeuta Gestalt
renatta_arrazola@hotmail.com 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad