publicidad

Otros

Importa a jóvenes su imagen, no su salud

Adolescentes pasan más horas en el gimnasio y muestran más interés por tratamientos estéticos, tendencia que aumentará en próximos años.

  • 03/10/2011
  • 16:22 hrs.

En entregas pasadas SUMEDICO hablaba de que la definición más simple de vigorexia es una clara obsesión por cuidar el físico, e incluye exceso de ejercicio y trastornos alimenticios. 

Este trastorno puede afectar el organismo humano, de acuerdo con los científicos y especialistas, a tal grado que puede provocar la muerte. 

Y es que vivimos en la sociedad de la imagen, donde el aspecto, la apariencia, es la tarjeta de visita. Y eso es lo que ven los adolescentes. De modo que toman nota y asumen ese comportamiento. No es de extrañar que, preocupados por su aspecto, los adolescentes españoles dediquen cada vez más tiempo al cuidado del cuerpo; del cuerpo, no de la salud.

 

La vigorexia o la anorexia han aumentado en los últimos años. Los adolescentes pasan más horas en el gimnasio y muestran un mayor interés por los tratamientos estéticos, una tendencia que aumentará en los próximos años y que requiere un mayor control para evitar problemas de salud.
 
De hecho, algunos problemas graves como la vigorexia (la obsesión por el físico perfecto) o la anorexia (a la que se puede llegar por querer adelgazar) han aumentado en los últimos años.
 
De ello trata el aula de consumo "El culto al cuerpo", organizado por el Gobierno de Aragón, en España, para informar y alertar a los consumidores del riesgo que supone para la salud física y psicológica la obsesión por la propia imagen.
 
Los médicos que participan en esta iniciativa recomiendan:
  • Acudir al médico de cabecera. Antes de empezar a realizar cualquier ejercicio en un gimnasio, el médico elaborará un estudio sobre el estado de salud y recomendará la actividad más adecuada.
  • Gimnasio o centro deportivo. Se recomienda conocer los equipamientos, valorar la diversidad de servicios y la existencia de un asesoramiento personal, así como los precios y la seguridad del edificio.
  • Dieta sana. Consumir una dieta equilibrada basada en grasas, proteínas e hidratos de carbono (menos de estas últimas).
  • Tratamientos estéticos. Hay que informarse rigurosamente y exigir la información por escrito antes de iniciar cualquier terapia.
  • Depilación láser. Se debe llevar a cabo a partir de los 21 o 22 años, no antes. Mejor el láser de pulso variable para erradicar definitivamente el vello y el de luz pulsada para tratamientos faciales.
  • Suplementos deportivos. Se aconseja utilizar sólo aquellos que no sean perjudiciales para la salud como los aminoácidos, la creatina o las vitaminas y minerales.
En suma, moderación y sentido común para evitar las consecuencias que puede acarrear el interés desmedido por el físico. (Con informaciòn de 20minutos.es)

 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad