publicidad

Otros

Lanzan campaña contra infecciones intrahospitalarias

Los microorganismos más resistentes a los métodos tradicionales de desinfección son las esporas bacterianas.

  • 06/08/2013
  • 08:09 hrs.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en México ocurren cada año 450 mil casos de infección relacionados con alguna etapa del proceso de curación o atención sanitaria. Este problema también se presenta en países con economías desarrolladas como Inglaterra, donde cada año hay 100 mil casos de infecciones intrahospitalarias, o Estados Unidos donde uno de cada 136 pacientes se enferma gravemente por alguna infección adquirida en el hospital.
 
Para disminuir el número de casos y explicar a médicos y enfermeras acciones efectivas para romper el ciclo llamado “Cadena de Infecciones Intrahospitalarias”, la Asociación Mexicana de Profesionales de Esterilización y la compañía Johnson & Johnson Medical México, anunciaron la puesta en marcha de cinco encuentros académicos bajo el nombre Mundo ASP, que se llevarán a cabo en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.  
 
El objetivo es actualizar a 500 médicos y enfermeras relacionados con las labores de desinfección y esterilización en hospitales sobre los nuevos procesos en desinfección y equipos usados en hospitales y centros de salud.  
 
La presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales de Esterilización, Fabiola Casas, explicó que a nivel internacional existe una clasificación con la cual se puede saber si un dispositivo médico es de bajo o alto riesgo para transmitir infecciones. Según la clasificación se usa un  proceso diferente de desinfección o esterilización de tres grandes grupos de dispositivos:
 
1. Los dispositivos no críticos.- Son aquellos que tocan la piel que no tiene heridas y que forman parte de superficies ambientales, por ejemplo los termómetros de axila, orinales, desfibriladores o fonendoscopios. Estos dispositivos sólo requieren desinfección de niveles bajo o intermedio, es decir ser limpiados con soluciones químicas.
 
2. Los dispositivos semi-críticos.- Son los que tocan membranas mucosas y piel lesionada, como las máquinas de diálisis, los termómetros rectales, el espéculo vaginal, los endoscopios flexibles y los equipos de terapia respiratoria. Estos dispositivos requieren un nivel alto de desinfección, que consiste en la inmersión total en soluciones químicas.
 
3. Los dispositivos críticos.- Son los que penetran la piel o las membranas mucosas, como las sondas, los catéteres, el instrumental quirúrgico, los aparatos endoscópicos y las agujas.  Estos últimos equipos deben ser sometidos a procesos de esterilización, que van más allá del uso de soluciones químicas como puede ser el llevarlos a instrumentos que elevan la temperatura  a niveles donde sería imposible que sobreviva cualquier hongo, virus o bacterias.
 
La licenciada en enfermería Fabiola Casas explicó que las infecciones intrahospitalarias se pueden disminuir comprendiendo cómo actúan los ocho conjuntos de microorganismo que podrían llegar a encontrarse en dispositivos médicos no supervisados: esporas bacterianas, parásitos en forma de quiste, mycobacterias, virus pequeños o no lípidos, hongos, parásitos, bacterias vegetativas virus medianos o lípidos.
 
Uno de los objetivos del ciclo de conferencias Mundo ASP será explicar que entre todos los microorganismos que pueden provocar infecciones dentro de un hospital los más resistentes a los métodos tradicionales de desinfección son las esporas bacterianas, las cuales son algo parecidos a un “huevo” de bacterias y tienen propiedades altamente resistentes a cambios de temperaturas y cambios químicos en el ambiente. Es por ello que no se pueden eliminar con métodos tradicionales de desinfección y requieren necesariamente que los equipos sean sometidos a esterilización y verificación para evitar su presencia.
 

Entre las esporas bacterianas más peligrosas están  las llamadas Geobacillus stearothermophillus, Bacillus atrophaeus  y Clostridium sporogenes. 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad