publicidad

Otros

Lo que debes saber si tu hijo moja la cama

El problema de la enuresis se suele terminar a los 5 años, pero si continúa hay que acudir con el especialista.

  • 21/04/2016
  • 14:24 hrs.
Todos los niños han mojado la cama mientras duermen, algo que se atribuye como normal y que cesará con el paso el tiempo; sin embargo, en ocasiones puede prolongarse por factores emocionales o físicos que requieren de tratamiento.

El Dr. Pablo Bello Gutiérrez, especialista de Nefrología Infantil del Hospital Universitario Rey Juan Carlos en la Comunidad de Madrid, explica que la enuresis es un aprendizaje por condicionamiento social que puede prolongarse en el tiempo, por lo que es importante buscar información sobre el tema y consultar al pediatra para mejorar la calidad de vida del pequeño.

"Lo más importante es tratar de identificar causas tratables, mientras que en ausencia de ellas se puede intentar estrategias que ayuden al paciente a conseguir noches secas en tanto que se produce una resolución del proceso. En cualquier caso, el tratamiento deber ser individualizado y supervisado por un profesional", señala.

Para comprender más sobre este trastorno, el especialista comparte los siguientes puntos:

  • La enuresis se detiene cuando el niño alcanza una edad en la que se tiene una continencia completa, es decir, alrededor de los cinco años. Puede tardar un poco más, aproximadamente seis meses, pero si pasado este tiempo, no se ha corregido, hay que evaluar el aspecto emocional, pues puede estar bajo muchos estrés o tener alguna enfermedad.

  • La tasa de curación anual del trastorno es del 15%, infortunadamente muchos pacientes no buscan ayuda por vergüenza o porque consideran se irá en algún tiempo.

  • Los genes tienen una gran influencia en el trastorno así como la apena del sueño.

  • Para hacer el diagnóstico, se hace una entrevista a los pacientes y familiares, para recoger el número de noches que permanecen secos, los horarios de la ingesta de líquidos y la cantidad, además de conocer si hay alguna causa de preocupación.

  • Su tratamiento se basa en dar información completa, incentivar una actitud positiva, sin dar castigos y evitar conductas que generen vergüenza. Asimismo se pide evitar la ingesta incontrolada de líquidos y llevar un calendario motivacional para evaluar los progresos.

  • En caso de que estas medidas no funcionen, se procede a la administración de desmopresina oral, sustancia que disminuye la producción de orina nocturna o se utilizan alarmas, dispositivos que detectas las primeras gotas de orina y emiten señales para que despierten y acudan al baño.


Aunque es un trastorno común en la edad pediátrica, hay que acudir con el especialista. Entre más pronto acudas, la calidad de vida de tu hijo será mucho mejor.

(Con información de Infosalus)

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad