publicidad

Otros

Maltrato psicológico daña igual que el físico

Menospreciar, amenazar o ignorar a los niños constantemente puede resultar nocivo para su salud mental de los pequeños.

  • 07/08/2012
  • 11:46 hrs.

De acuerdo con un informe realizado por la Academia Americana de Pediatría, menospreciar, amenazar o ignorar a los niños constantemente puede resultar tan nocivo para su salud mental como el abuso físico o sexual.

Ante las formas de abuso psicológico, es posible que exista una confusión entre lo que es una mala crianza y el abuso en sí, pues ante la ausencia de moretones detectables, los pediatras, maestros y familiares quizás tengan problemas para reconocer éstas y otras formas de abuso psicológico.

“El mensaje principal para los profesionales clínicos infantiles y las personas que trabajan con niños es que el maltrato psicológico puede ser igual de nocivo que otros tipos de maltrato", resaltó la doctora Harriet MacMillan, coautora del informe y profesora de los departamentos de psiquiatría, neurociencias conductuales y pediatría de la Universidad de McMaster en Ontario, Canadá.

"Sabemos que la exposición a otros tipos de maltrato como el abuso físico y sexual se puede asociar con una amplia variedad de tipos de discapacidad en la salud física y mental, y en el desarrollo cognitivo y social, de forma similar, observamos esos tipos de discapacidades asociadas con el maltrato psicológico", dijo.

De acuerdo con el informe el maltrato psicológico de los niños puede tomar varias formas, entre las cuales se puede incluir menospreciar, humillar o ridiculizar crónicamente a un niño por mostrar emociones normales. También existe la negligencia, como dejar a un bebé solo en una cuna todo el día, excepto para alimentarlo o cambiarle la ropa.

Otras formas de maltrato incluyen aquéllas relacionadas con no proveer cariño y calidez al niño, poner a los niños en situaciones peligrosas o caóticas, tener expectativas rígidas o poco realistas acompañadas por amenazas si no se cumplen, o confinar al niño y restringir las interacciones sociales.

"El abuso psicológico es tan insidioso, y ni la víctima ni otros familiares lo reconocen fácilmente", explicó Alec Miller, jefe de psicología infantil y adolescente del Centro Médico Montefiore, de la ciudad de Nueva York.

"Si vemos a alguien ser golpeado, todos sabemos que es contra la ley, se define como ilegal y muy malsano. Otras cosas son menos claras. Si no hay moretones, es más difícil convencerse de que es abuso", puntualizó.

Existen padres que son abusadores psicológicos y ellos no lo saben pues no están conscientes de que sus palabras y acciones hacen daño a sus hijos, por lo que es importante reportar los casos sospechosos de abuso psicológico a los servicios de protección infantil, así como también fomentar observar las señales de maltrato emocional que existe en los niños por parte de los pediatras. (Con información de MedlinePlus)

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad