publicidad

Otros

Mascar tabaco es tan dañino como fumarlo

Adultos y jóvenes consideran que masticar tabaco es una alternativa para no fumarlo, pero especialistas reafirman su peligrosidad.

  • 31/05/2013
  • 08:14 hrs.

El daño que produce el tabaco no se limita solamente a su versión para fumar, ya sea en cigarrillos, pipa o habanos, ya que en algunos países de Europa, y sobre todo en Estados Unidos, es costumbre masticar tabaco, un hábito que, irónicamente, está relacionado con un deporte: el béisbol.

Ya es común ver durante los juegos de béisbol a los jugadores mascando tabaco y escupiéndolo en el suelo, no sólo mientras esperan su turno al bate en la banca sino también mientras esperan la siguiente jugada en la primera base, detrás del plato, en el jardín central o lanzando desde el montículo central del diamante de juego.

No obstante, aunque pudiera parecer una costumbre común que prácticamente nació con el mismo deporte hace 150 años, lo cierto es que los especialistas no lo ven bien, sobre todo porque consideran que masticar tabaco durante los partidos de las ligas mayores de béisbol puede ser un mal ejemplo para los niños que consideran a los jugadores como modelos a seguir.

De acuerdo con los Centros para Control de Enfermedades de Estados Unidos, el tabaco masticable es causa de cáncer, además de provocar otro tipo de problemas en la salud oral, así como el desarrollo de adicción a la nicotina.

Una de las principales preocupaciones de los especialistas en salud es que muchas personas, incluyendo jóvenes, utilizan el tabaco masticable como una alternativa para no tener que fumarlo. Una encuesta aplicada en 2009 en Estados Unidos, reveló que el 15% de los estudiantes de secundaria habían utilizado al menos una vez tabaco masticable, una cifra que se incrementó 4% desde 2003.

Ante esto, desde 2011, el Congreso estadounidense y el comisionado de las ligas mayores, Bud Selig, comenzaron una campaña contra el consumo de tabaco masticable entre los peloteros, sobre todo cuando era posible que las cámaras de televisión los tomaran, tanto en la caseta como en el campo de juego, y fueran una referencia negativa para los niños.

No obstante, la apuesta del comisionado de Grandes Ligas fue tomada como un ataque a las libertades de los jugadores, aun cuando en las ligas menores masticar tabaco ya está prohibido, sobre todo porque allí no existen sindicatos de jugadores.

Jake Peavy, pitcher de los Medias Blancas, se mostró en contra y dijo: "Somos adultos. Debemos tomar nuestras propias decisiones. Soy un adulto, pago mi hipoteca, puedo tomar mis propias decisiones".

Por su parte, Adam Dunn, del mismo equipo, refirió: "¿Qué será lo próximo? ¿Van a prohibir el azúcar? Creo que es una decisión personal. No lo estoy promoviendo y sé que los niños nos admiran. Pero creo que somos adultos".

Finalmente, en mayo de este año, el nuevo contrato colectivo de Grandes Ligas no prohibió el tabaco masticable pero los peloteros sí se comprometieron a no llevar paquetes ni latas de tabaco masticable en sus bolsillos cuando haya espectadores en las gradas, y tampoco podrán masticarlo durante entrevistas, antes o después del juego, ni en actos públicos organizados por su club.

Cáncer 15 años después

El caso más sonado de consecuencias por tabaco masticable fue el del pelotero Brett Morgan Butler, de los Dodgers de Los Ángeles, quien, de acuerdo con el libro “Anabolizantes, estimulantes y calmantes en la práctica deportiva”, escrito por Cynthia Kuhn, Scott Swartzwelder, Wilkie Wilson, dejó de masticar tabaco y tres lustros después fue diagnosticado con un cáncer oral “muy común entre los usuarios de tabaco no fumado”.

Butler fue diagnosticado en 1996 y, tras someterse a una operación para remover el tumor de sus amígdalas, regresó a la alineación de los Dodgers para concluir la campaña, sorprendiendo a aquellos que consideraban que su carrera estaba terminada.

Desde entonces, Butler se dedica a realizar campañas informativas hacia otros peloteros, explicando los riesgos de masticar tabaco.

Finalmente, respecto a las medidas tomadas por las Ligas Mayores, el líder del sindicato de jugadores, Michael Weiner, dijo: “nuestros miembros entienden que éste es un producto peligroso; hay graves riesgos asociados a su consumo”. (Con información de Vanguardia y Récord)

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad