publicidad

Corazón

México, con el mayor riesgo de mal cardíaco

Debido a la mutación de una enzima es que hay una mayor propensión a desarrollar estas enfermedades, y es en el país donde se presenta con más frecuencia.

  • 31/05/2013
  • 11:05 hrs.

 Osvaldo Muchinik, investigador del Instituto de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, afirmó que México es el país con la prevalencia más alta en el mundo de la mutación de una enzima que puede condicionar la aparición de la llamada hiperhomocisteinemia. También influyen los niveles altos de la lipoproteína (a), que puede condicionar la aparición de la enfermedad arterial coronaria.

Esa variante presente en 32.2 por ciento de la población mexicana, según estimaciones de del Instituto Nacional de Cardiología (INC) Ignacio Chávez, señaló el científico.

Aurora de la Peña Díaz, académica de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, afirmó que en caso de haber niveles altos de homocisteína y lipoproteína (a), el riesgo de padecer un trastorno trombótico arterial coronario se incrementa 10 veces.

Sin embargo, añadió que existen otros factores de riesgo que propician la aparición de esta enfermedad pueden ser:

La científica señaló que la hiperhomocisteinemia es causada por un mal metabolismo de la metionina, aminoácido que contiene azufre y es intermediario en la síntesis de la cisteína, carnitina, taurina y lecitina”, explicó Aurora de la Peña.

Para llegar a esas conclusiones, se realizó un estudio en 222 pacientes del INC, y encontraron que la lipoproteína (a),actúa como factor independiente, pero cuando se combina con homocisteína, se incrementa sinérgicamente la probabilidad que pacientes hombres desarrollen la enfermedad arterial coronaria.

 “Hemos encontrado calcio, que sería el componente más importante que influye en esta enfermedad, pero también bismuto (proveniente de diversos fármacos que toman, como el Pepto-Bismol), hierro, fósforo, aluminio y níquel”, comentó.

Así, por ejemplo, el incremento de la homocisteína circulante favorece la mineralización de la aorta y, por consiguiente, las enfermedades isquémicas del corazón.

Por otro lado, mencionó que los fosfolípidos que  provienen de las plaquetas, proporcionan cargas negativas y atraen a las proteínas que portan en su estructura un ión calcio de carga positiva, lo que facilita el medio adecuado para la unión de los factores de coagulación, dijo la académica.

Si las reacciones de la coagulación no son limitadas por éste u otros mecanismos anticoagulantes naturales, se propicia un evento trombótico.

La academíca señaló que con estos hallazgos, en un futuro puede desarrollarse una prueba que indique qué individuos tienen más riesgo a presentar trombosis. (UNAM)

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad