publicidad

Otros

¿Sabes qué es la pulmonía y cómo se cura?

Pulmonía y neumonía son lo mismo, y se trata de una infección cuyo deterioro ataca directamente a los pulmones.

  • 18/10/2011
  • 09:54 hrs.
“La segunda causa de muerte más frecuente en hospitales tanto en México como en el mundo es la neumonía, pero no por sí misma sino debido a las complicaciones de esta infección”, dijo a SUMEDICO el doctor Alfredo Morayta*.
 
“La pulmonía y la neumonía son lo mismo, se trata de una infección que abarca el pulmón. En alguna época antigua fueron muy famosas, por la tuberculosis o la neumonía neurotóxica necrosa, la cual pudría el pulmón”, comenta.
 
De acuerdo con el doctor Morayta, pulmonía y neumonía pueden provocarse por múltiples causas, “porque hay neumonías que pudieran ser químicas o por otros factores, no siempre que alguien dice que tuvo neumonía pudiera deberse a un proceso infeccioso, hay que descartar patologías o enfermedades que pudieran provocarlas, por ejemplo la enfermedad por reflujo, la cual va a producir alteraciones a nivel del pulmón que se traducen en neumonía”.
 
El doctor explica que una pulmonía o neumonía puede producirse, o adquirirse, por un virus una bacteria, un hongo o parásitos.
 
“Por ejemplo con el caso de la influenza AH1N1, para los pacientes que llegaron a complicarse por diversos factores de riesgo, el órgano de choque fue el pulmón, el virus alteró la membrana del alveolo, que es por donde uno respira, en donde se hace el intercambio de oxígeno por bióxido de carbono”, refiere.
 
Para determinar qué tipo de neumonía se padece, es necesario saber en dónde estuvo el paciente, cómo se produjo, cuáles son los factores de riesgo, y para esto es necesario hacer estudios para poder determinar la etiología de la pulmonía.
 
“Casi siempre la neumonía se presenta tras una infección de la garganta, entonces el virus baja y se engloba en el pulmón. Otra posibilidad es que viaje por sangre, hay parásitos como lombrices que viajan por la sangre. En el caso de los hongos pueden inhalarse y se van al pulmón, en pacientes con algunas alteraciones en sus defensas”, esclarece el especialista.
 
Para determinar los signos de la pulmonía, es necesario atender la edad del paciente.
 
“Mientras más pequeño sea el paciente las manifestaciones son más importantes: actividad elevada como escalofríos, tos, tos con flema de diversos colores, o bien con sangre hasta flema verdosa. Un patrón es que haya dificultad para respirar, desde el pecho se escucha un silbido o ronquera, hay ruidos en los pulmones, los cuales también pueden afectar a los niños. En general, se trata de un aumento en la frecuencia respiratoria en niños y adultos”, manifiesta el especialista.
 
Confusión
 
En algunos casos, la pulmonía puede confundirse con un problema de infarto, ya que puede presentarse dolor en el tórax, provocado por dolores reflejos de la neumonía que se localizan en el abdomen.  “No obstante, después de una exploración se determina que es neumonía y no un infarto”, advierte el doctor.
 
Otros signos de la pulmonía son:
  • Decaimiento en el paciente
  • Los extremos de las uñas se ponen azulosos por falta de oxigenación
 
Tratamiento
 
La neumonía, o pulmonía, es una infección que no requiere necesariamente un tratamiento interno en un hospital, ya que puede ser cuidada en casa.
 
“La gravedad de la pulmonía está basada en la frecuencia respiratoria y no en las otras características que la identifican, eso determina qué manejo debe darse, según niveles o si se le debe mantener en su casa al paciente”, indicó el especialista.
 
Finalmente, el doctor Morayta señaló que es importante saber cuándo llamar al médico, “hay que fijarse en la respiración anormal, los cambios de coloración en uñas y labios, y fiebre de más de 39 grados, de difícil control. Entonces es necesario acudir al médico y ya él determinará los tratamientos a seguir”.
 
(*) Dr. Alfredo Morayta
Infectólogo Pediatra
Vicepresidente de la Asociación Mexicana de Infectología Pediátrica
alfredo_morayta@hotmail.com
 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad