publicidad

Corazón

Si tienes más de 40 años, checa tu corazón

Las arritmias cardiacas pueden causar la enfermedad vascular cerebral,que deriva en trombosis o hemorragia cerebral.

  • 25/10/2011
  • 08:50 hrs.

Diabetes, obesidad e hipertensión, son las principales enfermedades que pueden detonar una fibrilación auricular, es decir una arritmia cardiaca en la que el corazón en lugar de tener una palpitación regular, controlada y que oscila entre 60 y 70 veces por minuto, puede elevarse hasta 600 veces por minuto ocasionando que el corazón vibre en lugar de contraerse.

De acuerdo con médicos especialistas, presentar este tipo de arritmia es común, la padecen entre el 1 y 2% de la población mexicana, y de no ser tratada a tiempo puede causar la Enfermedad Vascular Cerebral (EVC), es decir isquemias o infartos al cerebro que pueden ser porque una parte del cerebro se queda sin sangre, y la más temida, la hemorrágica, es decir en la que la vena sangre dentro del cerebro.

En la mesa “Fibrilación Auricular y prevención de EVC: Un reto para la salud en México”, el doctor Luis Colín Lizalde, del Consejo Mexicano de Cardiología y del de Electrofisiología Cardiaca, dijo que esto pasa porque de algún modo el corazón de descompone al no tener los impulsos eléctricos correctos.

Al existir una “desconfiguración” de estos impulsos, el corazón deja de contraerse, sólo es apreciable una rápida vibración ocasionando que se formen coágulos muy grandes que se van a la vena principal del cerebro, la tapan, y pueden dejar al cerebro sin sangre o causar una hemorragia en su interior.

De acuerdo con el también médico adscrito al Instituto Nacional de Cardiología y al American College of Physicians, cuando las personas llegan a los 40 años, adquieren un riesgo por edad 0.5%, que aumenta hasta el 15% pasando los 60 años y un poco antes si se tienen factores de riesgo como la hipertensión, hipertiroidismo o diabetes.

Falta diagnóstico oportuno

Lo grave de la enfermedad, dice el especialista, es que en el 30% de los casos no se diagnostica oportunamente y la mayoría de estos casos tienen desenlaces fatales.

Para diagnosticarlo, Colín indica que es preciso hacer un electrocardiograma y si no hay una gran anomalía puede colocarse una grabadora durante 72 horas al paciente para comparar el estudio con los síntomas que realmente presenta.

Colín dice que una de cada cinco personas con fibrilación llega al neurólogo con padecimientos cerebrales o embolias por no haberse tratado el padecimiento cardiaco a tiempo.

 Para evitar un posible Enfermedad Vascular Cerebral (EVC), señala el doctor Carlos Martínez Sánchez, presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología y Jefe de la Unidad Coronaria del Instituto Nacional de Cardiología, es preciso darle al paciente anticoagulantes si es que no son propensos a hemorragias, porque sólo de esta manera se evitarán los coágulos que causan las isquemias o infartos.

Acorde al especialista este tratamiento ya debe de ser de por vida y muy bien regulado porque hay que estar monitoreando que la sangre funcione correctamente dentro del organismo, “y lo más importante: hay que tomar en cuenta que no estamos tratando con población joven y fuerte, sino con población de riesgo”.

Martínez indica que el ejercicio ayuda mucho a prevenir el EVC, pero si ya se tienen más de 40 años lo mejor es hacer un chequeo general e incluso una prueba de esfuerzo de ser necesario para que el médico le indique al paciente sí puede hacer ejercicios aeróbicos y cardiovasculares y hasta donde esforzarse para no disparar otro tipo de padecimientos y lesiones.

Ventajas y desventajas de anticoagulantes

El doctor Raúl Izaguirre Ávila, presidente de la Fundación Mexicana del Corazón, indica que para saber qué tratamiento regulador de coágulos debe dársele a cada paciente es preciso establecer un “score” de sus factores de riesgo en donde cada uno suma un punto y sólo el haber padecido un infarto previamente suma dos.

Si sólo hay un punto, el también miembro de la Academia Nacional de Medicina, indica que con una aspirina basta para tener la sangre funcionando bien, pero si ya hay dos o más puntos acumulados por el paciente, es preciso aplicarle anticoagulantes cuya única ventaja es que siempre están disponibles, mientras que sus desventajas son varias.

Izaguirre menciona que este tipo de fármacos en realidad son inhibidores de la vitamina K, porque es esta la que hace funcionar a la enzima que permite que las plaquetas se unan y formen los coágulos para que no haya hemorragias, pero cuando se sobrepasa es cuando se forman los trombos que pueden “matar al paciente”.

Sin embargo, la vitamina K no sólo se consume en alimentos, sino que el mismo cuerpo la produce, y esa producción no puede controlarse, por ello es que Izaguirre dice que tomar estos fármacos no funcionan igual en todos los pacientes, aun cuando tiene la misma edad, la misma enfermedad y los mismos rasgos, pues cada organismo produce un nivel diferente de vitamina K.

Y ahora, después de una investigación con 18 mil pacientes con al menos dos puntos de score, en 42 países, se logró desarrollar un anticoagulante que sólo ataca el factor de la vitamina K que produce los coágulos teniendo un resultado de 95% de protección, mientras que los anticoagulantes tradicionales sólo protegían al 60% de la población.

Los investigadores con una técnica de doble ciego, aplicaron a unos pacientes el medicamento y a otros un placebo, y tras los análisis encontraron que se obtuvieron resultados estables, aun sin controlar la ingesta de vitamina K en los pacientes y evitaron las isquemias y en especial el infarto hemorrágico que es el más temido. 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad