publicidad

Otros

Sillas de ruedas deben hacerse a la medida

Es importante que una silla de ruedas se prescriba de acuerdo a la medida y las necesidades del paciente, dijo especialista a SUMEDICO.

  • 29/08/2012
  • 15:51 hrs.
Creer que una silla de ruedas de cierto tamaño y características nos queda a todos es una idea equivocada, dijo a SUMEDICO el profesor Jorge Letechipia Moreno (*), coordinador del Centro de Ingeniería y Tecnología de la Universidad Iberoamericana, quien abundó sobre la necesidad de que en México las sillas de ruedas se prescriban de manera correcta.
 
“La función principal de una silla de ruedas es darle movilidad a una persona, ya sea de forma temporal o permanentemente; las características para un caso y otro pueden ser diferentes,  ya que quien va a utilizarla de forma temporal puede tener una silla no necesariamente adecuada a su tamaño y habilidad, mientras que quien va a usar la silla como forma de transporte por un largo tiempo sí es conveniente que tenga algo hecho a su medida y sus actividades”, señaló el especialista.
 
De acuerdo con el especialista, lo más importante en una silla de ruedas es que se adecuada a la talla de la persona, a su tamaño físico y su habilidad mecánica, y al mismo tiempo se deben considerar también las actividades que realiza la persona habitualmente y el medio en el que vive.
 
“Por ejemplo, una silla para un adulto mayor que pasa la mayor parte del tiempo en su casa o en una institución tendrá características específicas y diferentes de la silla que va a usar un joven en una zona rural”, refirió el especialista, e hizo hincapié en que las sillas deben ser prescritas de acuerdo a las necesidades del paciente.
 
Cuando no se cumplen estos requerimientos para una persona que va a utilizar la silla por un periodo de tiempo largo, lo más seguro es que haya afectaciones para su salud, sobre todo debido a que no existe cierta comodidad para el paciente.
 
“La principal circunstancia es que la permanencia en una silla inapropiada por largos periodos de tiempo genera la aparición de úlceras de presión, sobre todo en pacientes que no tienen sensación a causa de una lesión medular. Otras consecuencias de una silla mal prescrita pueden ser la ausencia de movilidad adecuada, por ejemplo cuando se trata de una silla muy grande o muy pesada para un niño o una persona débil, esto pude provocar problemas en los hombros por estar propulsando todo el tiempo. En general, la formación de úlceras de presión es el riesgo más serio por el uso de una silla de ruedas inadecuada”, explicó el profesor Letechipia.
 
En ese sentido, el profesor de la Universidad Iberoamericana señaló que estas llagas tienen cuatro fases, desde la primera, en donde solamente se percibe una coloración en la piel, hasta la fase cuatro, en donde ya es posible advertir necrosis en piel y músculo, con exposición de hueso.
 
Fuerte crítica
Respecto al caso de las sillas donadas por el gobierno de Sonora para el DIF local, las cuales levantaron un alud de críticas por su aparente inseguridad, el especialista señaló que si bien se trata de una silla que se regala en muchos países “con las mejores intenciones”, puede ser promotoras de la aparición de úlceras de presión debido a que su superficie es rígida.
 
“No sería una silla que yo recomendaría para un uso permanente, pero siempre y cuando se acojine el asiento, para evitar la concentración de presión y úlceras, puede ser utilizada de forma transitoria. En general no es que las sillas estén bien o mal, el problema es que están mal prescritas, porque pueden ser de utilidad para una población particular pero no para cualquier otra persona”, explicó.
 
El especialista explicó que una silla de ese tipo puede utilizarse sin problemas durante dos semanas, por ejemplo, como medio de transporte, pero “sí sería peligroso que la utilizara un niño con distrofia muscular que va a usarla de cuatro a seis años, o para un adulto dinámico, porque la silla se desbarataría en dos semanas”.
 
Fue enfático también al señalar que aun cuando la crítica sea fuerte, lo cierto es que en México la silla de ruedas no se prescribe.
 
“Debe suceder un proceso en donde una terapeuta capacitada pueda prescribir una silla de ruedas a la medida y las necesidades del usuario, y luego la industria nacional debe fabricártela bajo esas especificaciones. Así debería ser, pero si solamente te rompiste la rodilla y necesitas estar inmóvil dos semanas, tampoco vasa pedir que te hagan una silla específica sino utilizas lo que hay a mano, con la cautela de que si la superficie es rígida le añadas un cojín que permita amortiguar, porque el riesgo de úlcera estará permanente”, concluyó.
 
(*) Prof. Jorge Letechipia Moreno
Coordinador del Centro de Ingeniería y Tecnología de la Universidad Iberoamericana
jorge.letechipia@uia.mx
 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad