publicidad

Corazón

Tener una mascota reduce riesgo de infarto

Personas que tienen un perro caminan más y hacen más actividad física que quienes no, lo cual beneficia su salud cardíaca.

  • 10/05/2013
  • 09:40 hrs.

Tener una mascota, sobre todo un perro, parece estar asociada con un menor riesgo de enfermedad cardiaca, afirma Glenn N. Levine, del Colegio Baylor de Medicina en Houston.

Esto tras años de analizado el papel protector de las mascotas sobre la enfermedad cardiovascular, pues cree que tener una mascota está asociado a una reducción de los factores de riesgo de enfermedades del corazón y un aumento de la supervivencia de los pacientes.

Sin embargo, advierte, los estudios no son definitivos y no necesariamente demuestran que tener una mascota sea una causa directa de la disminución del riesgo de enfermedades del corazón, ya que “puede ser simplemente que las personas más saludables son los que tienen mascotas, y no que tener una mascota sea a la causa de la reducción del riesgo cardiovascular”, señaló Levine

En este estudio, realizado a más de 5 mil 200 adultos, los que tenían perro se caminaban más y hacían más actividad física que los que no eran propietarios de perro, lo que indica que las personas que tienen perros hacen más actividad física, ya que tienen que pasear a su can.

Además, ser dueño de una mascota puede estar asociado con una menor presión arterial y niveles de colesterol y una menor incidencia de la obesidad, y parece que los animales de compañía pueden tener un efecto positivo en las reacciones del cuerpo al estrés.

Aunque los datos sugieren que existe una serie de beneficios asociados a las mascotas, afirma Levine que “lo que está menos claro es si el acto de la adopción o adquisición de una mascota podría conducir a una reducción del riesgo cardiovascular en pacientes con enfermedad preexistente”

Por lo que refirió que una mayor investigación, que incluya estudios de mejor calidad, sería necesaria para responder con más precisión a esta pregunta, y concluyó que incluso aunque exista este vínculo, las personas no deben adoptar, rescatar o comprar una mascota exclusivamente para reducir su riesgo cardiovascular, sino porque les nace hacerlo. (Con información de ABC) 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad