publicidad

Otros

Tráfico impide a niños jugar libremente

Estudios revelan que habitar en zonas con un alto tráfico, desalienta a los menores a jugar y realizar ejercicio en las calles y jardines aledaños n

  • 18/10/2011
  • 19:38 hrs.

Una de las grandes causas de la obesidad infantil, es que los niños tienen una vida cada vez más sedentaria y una de las principales causas de ello es que el gran tráfico de automóviles impide continúen, como en antaño, las “cascaritas” de fut bol, básquet y voleibol, o bien que puedan andar en bici o patinar con libertad y, sobre todo, seguridad.

Así lo revela un estudio del Departamento de Salud y Epidemiología Comunitaria de la Universidad de Queens, Canadá,  cuyo investigador líder investigador líder Graham Mecredy  apuntó que la gran circulación de automóviles, alienta la actividad física sólo en adultos: “Hace bastante tiempo sabemos que una alta conectividad vial (buena interconexión de calles y avenidas) ayuda a los adultos a mantenerse físicamente activos, pues  hace que sea más eficaz que caminen al trabajo o a una tienda local Sin embargo, nuestros hallazgos sugieren que una alta conectividad vial tiene el efecto opuesto sobre la actividad física de los niños".

A partir de una encuesta realizada entre menores, se estableció que los niños de 11 a 16 años que viven en vecindarios con calles bien conectadas realizan menor actividad física que quienes habitan cerca de calles mal conectadas o callejones sin salida.

Son muchos los ejemplos de los juegos que han abandonado los infantes, destacó Mecredy: "El hockey en la calle es un ejemplo de cómo la conectividad y densidad viales pueden influir sobre la actividad física de los niños (…) Cuando el tráfico aumenta, o cuando no se tiene acceso a un callejón sin salida, tanto el juego como la actividad física asociada podrían desaparecer".

Los investigadores concluyeron que los hallazgos se deben usar para mejorar el nivel de actividad física de los niños. (Con información de Univisión)

 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad