Un equipo de investigadores estadounidenses reportaron que posiblemente curaron de VIH a una mujer por primera vez en la historia. Usando un método de trasplante de células madre de última generación fue como lograron curar a la paciente.

La paciente de Nueva York, como se le está refiriendo por haber sido tratada en el Hospital Presbiteriano de Nueva York Weil Cornell, fue diagnosticada con VIH en 2003 y luego con leucemia en 2017. 

La mujer se suma al exclusivo club de personas que han sido curadas del VIH y que incluye a dos hombres, Timothy Brown y Adam Castillejo, aunque ellos fueron curados con un tratamiento diferente. 

(Foto: Unsplash)

¿Una mujer se curó del VIH? Sería la tercera en el mundo

El procedimiento utilizado para tratar a la mujer es conocido como trasplante haplo-cord y fue desarrollado por el equipo de investigadores del Weil Cornell como una forma de expandir los tratamientos contra el cáncer para personas con enfermedades de la sangre que no tengan un donante HLA (Antígeno Humano de Leucocitos).

En este procedimiento lo que se hace en primer lugar es darle al paciente un trasplante de sangre de cordón umbilical, que contiene células madre que equivalen a un potente sistema inmune. Un día después, el paciente recibe un injerto mayor de células madre adultas para sobrecompensar las pocas células del cordón umbilical. 

En este tipo de tratamientos de células madre, lo que se necesita es encontrar un donante que tenga una rara anormalidad genética que le de inmunidad contra el VIH. El objetivo de este procedimiento es reemplazar el sistema inmune de una persona con el de otro paciente y tratar el cáncer así como el VIH. 

Para hacerlo, los médicos deben destruir el sistema inmunitario original con quimioterapia y, a veces, irradiación. La esperanza es que esto también destruya el mayor número posible de células inmunitarias que todavía albergan silenciosamente el VIH a pesar del tratamiento antirretroviral eficaz. De esa forma, si surgen nuevas células infectadas no podrán infectar a las células madre.  

(Foto: Unsplash)

Los donantes son personas con genes inmunes al VIH

Tradicionalmente, un donante de este tipo debe ser lo suficientemente compatible con el antígeno leucocitario humano, o HLA, para maximizar la probabilidad de que el trasplante de células madre funcione. El donante también debe tener la rara anomalía genética que confiere resistencia al VIH.

Esta anomalía genética se da en gran medida en personas con ascendencia del norte de Europa, e incluso entre los nativos de esa zona, en una proporción de sólo el 1% aproximadamente.

En comparación con las células madre adultas, la sangre del cordón umbilical es más adaptable, suele requerir menos compatibilidad HLA para tener éxito en el tratamiento del cáncer y causa menos complicaciones.

Para curar a la paciente de Nueva York, los doctores encontraron un donante en un paciente infantil y después las combinaron con las células madre de un paciente adulto con el objetivo de ayudar a compensar la escasez de células del cordón umbilical

(Foto: Unsplash)

La mujer lleva años curada del VIH y el cáncer

Los expertos subrayan que no es ético intentar curar el VIH mediante un trasplante de células madre -un procedimiento tóxico y a veces mortal- en alguien que no tenga un cáncer potencialmente mortal u otra afección que le haga ya candidato a un tratamiento tan arriesgado. 

Por lo que estos tipos de tratamiento solo están reservados para pacientes con cáncer y VIH. Los doctores que lograron curar el VIH en esta mujer esperan que se pueda tratar de esta forma a 50 personas cada año.

El trasplante de la mujer se injertó muy bien. Lleva más de cuatro años en remisión de su leucemia. Tres años después del trasplante, ella y sus médicos suspendieron el tratamiento contra el VIH. Catorce meses después, todavía no ha experimentado ningún resurgimiento del virus.

SIGUE LEYENDO:

Con información de: NBC News