Estas señales te dicen que tienes estrés

Un poco de estrés estimula las defensas y mejora la memoria, pero un estrés prolongado afecta la salud.

12/03/2015 10:20
AA

Un examen importante, una plática en público, una mudanza o quizá una reunión de trabajo son situaciones que posiblemente produzcan una aceleración del pulso, que se respire con mayor rapidez o tenga problemas de sueño, reacciones del cuerpo cuando cree estar en peligro. 

Se trata del estrés, que a nivel biológico se conoce como la “reacción de lucha o huida”. El cuerpo se prepara para enfrentarse al peligro o alejarse lo más rápido de él, según sea la situación o el temperamento

 
Pero gracias a la imaginación, no se necesita la manifestación del peligro, sino sólo pensar en él y al hacerlo durante mucho tiempo, los beneficios se convierten en perjuicios. 
 
De acuerdo con Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, los síntomas del estrés crónico varían en cada persona, pues si una persona tiene un trabajo físico, el estrés aparecerá en forma de contracturas; pero si se trata de la toma de decisiones importantes, se acompañará de ansiedad
 
Las consecuencias pueden ser considerables sobre la salud, como las siguientes: 
 
-Resfriados fuertes, herpes e inmunidad antes las vacunas: El estrés activa el sistema nervioso simpático que activa las reacciones de alerta, y estimula el eje hipotálamo-hipofisario-adrenal, dos pequeñas zonas situadas en el centro del cerebro que funcionan como un director corporal, para estimular a las glándulas suprarrenales y que produzcan adrenalina y cortisol, el principal mensajero del estrés. 
 
Poco estrés es positivo, porque estimula a las defensas para que se dirijan a las zonas de riesgo y las prepara para el combate, como en una infección o una cirugía. Las dificultades comienzan cuando se prolonga el tiempo de estrés. 
 
Las personas sometidas a estrés son más proclives a sufrir resfriados con síntomas más severos; los enfermos seropositivos con un fuerte estrés crónico evolucionan con más rapidez al SIDA; también reactiva el virus del herpes y afecta la eficacia de las vacunas
 
-Depresión, ansiedad y problemas de memoria: Un fuerte y prolongado estrés magnifica los problemas, porque se les presta mayor atención y desencadena ansiedad y depresión.
 
Un poco de estrés es positivo, porque mejora la memoria y refuerza los recuerdos, pero un estrés prolongado perjudica su funcionamiento, porque produce una sobrecarga y termina en una disminución en la capacidad de atención. 
 
-Ingerir calorías en exceso y recaer en adicciones: Las personas con un alto estrés laboral tenían 50 por ciento más riesgo de tener un accidente cardiovascular. Además, aumenta las conductas adictivas como el tabaquismo, el alcoholismo y el consumo de comidas calóricas. Entorpece las hormonas que inducen saciedad y aumenta aquellas que generan hambre (Con información de El País). 
 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: