Estrés en embarazo, daña al bebé

Expertos recomiendan que la mujer evite estímulos de estrés durante el embarazo para evitar enfermedades neuronales a sus hijos.

05/03/2013 5:54
AA

 De acuerdo con una investigación publicada en The Proceedings of the National Academy of Sciences, a cargo de científicos de la Universidad de Pennsylvania, las mujeres deben controlar sus niveles de estrés durante el embarazo, porque la placenta, además de aportar nutrientes al feto le transmite daños por ese sentimiento.

Según los expertos, cuando la mujer se somete a estrés se crean altos niveles de proteína que afecta el desarrollo cerebral del bebé, y por consiguiente podría desarrollar enfermedades neurales como el autismo y la esquizofrenia, que afectan con más frecuencia o más severamente a los de género masculino que al femenino.

“Casi todo lo que experimenta una mujer durante el embarazo tiene que interactuar con la placenta con el fin de transmitirlo al feto”, explicó Tracy L. Bale, autora del artículo y profesora, y agregó que ahora “tenemos un marcador que parece señalar al feto que su madre ha sufrido estrés”.

En el estudio, Bale y sus colegas encontraron que las ratas expuestas a estrés durante el embarazo dieron a luz a machos que habían aumentado las reacciones al estrés, e investigaciones posteriores mostraron el efecto extendido a la segunda generación: los hijos machos también tuvieron reacciones anormales de estrés.

Por otro lado, estudios en humanos realizados por otros investigadores han demostrado que los varones nacidos de mujeres que experimentan estrés en el primer trimestre del embarazo tienen un riesgo mayor de desarrollar esquizofrenia.

Para constatar esto, los científicos deseaban encontrar un biomarcador que podría dar cuenta de estos cambios y sus factores de riesgo. Para detectar una señal eficaz del estrés materno, y pensaron que éste tendría que demostrar diferencias en la expresión entre la descendencia masculina y femenina y tendría que ser diferente entre madres estresadas y sin tensión, además de pretender encontrar un marcador que se comportara de manera similar en los seres humanos.

Por ello sometieron a un grupo de ratones hembras a esfuerzos moderados, como el olor del zorro o ruidos poco familiares, durante la primera semana de su embarazo, un periodo de tiempo equivalente al primer trimestre de un embarazo humano, mientras otro grupo de roedores preñados no fue expuesto a ningún estímulo o alteración.

En un genoma de pantalla ancha de las placentas de las hembra, se detectó un gen (que contenía la enzima OGT) que cumplía con los criterios que habían planteado los investigadores, mientras que en el de los hijos varones, ese mismo gen tenía menores niveles de OGT que los de la descendencia femenina y todas las placentas de las madres estresadas poseían niveles más bajos que las de sus contrapartes no alteradas.

Para esto procedieron a diferenciar los cerebros de los machos y de las hembras y al compararlo con los ejemplares con niveles normales de OGT (el gen hallado) placentario con las que habían sido manipuladas, los investigadores observaron cambios en más de 370 genes en el desarrollo del hipotálamo de los hijos.

Otro de los hallazgos fue estos resultados pueden aplicarse totalmente a los humanos, porque
al analizar placentas humanas que habían sido desechadas después del nacimiento de los bebés varones, ninguna información de identificación se asoció con el tejido, pero los científicos descubrieron que en la placenta de los varones (XY) se había reducido la expresión OGT en comparación con la de las féminas (XX).

Luego de realizar los análisis, los investigadores lograron descubrir que la enzima OGT está diseñada para proteger el cerebro durante la gestación, pero quienes tienen cromosomas XY tienen un menor nivel de esta enzima y por ello tienen un mayor riesgo de daño neurológico. (ABC)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: