Estrés y nerviosismo obligan a comer de más

Uno de los principales efectos que tiene el estrés sobre las personas es que, para calmarlo, el afectado puede comenzar a comer en exceso.

27/10/2010 12:17
AA

La obesidad se ha convertido en un problema mundial, pero sobre todo en México, ya que ocupamos los primeros sitios en sobrepeso y diabetes, y nuestros niños comienzan a afectarse por esta clase de desórdenes.

No obstante, existen algunas técnicas de relajación, autoconocimiento y reflexión interna que pueden ayudar a la persona a confrontar el problema de manera directa, evitándolas consecuencias.

El problema, como explica el doctor Alfredo Zúñiga Massieu, médico cirujano, psiquiatra y director clínico de Eating Disorders México, es que “existe una gran variedad de soluciones mágicas para perder peso, pero el único tratamiento útil es el que se enfoca a resolver aquello que está haciendo que la persona coma de más”.

De acuerdo con el médico, si un individuo comiera sólo cuando tuviera hambre en horarios establecidos y tomándose tiempo suficiente para hacerlo, jamás lo haría en exceso. En otras palabras, uno de los principales detonantes del problema  –comer de más- no es de naturaleza fisiológica sino emocional.

“No hacemos caso a nuestro cuerpo y decimos ya no tengo hambre pero seguiré comiendo. No hay hambre física, pero se tiene el deseo incontrolable de seguir comiendo por una necesidad emocional”, comenta.

Para el especialista, la mejor manera de contrarrestar el problema consiste en trabajar el área afectiva mediante la psicoterapia. En su opinión, la terapia cognitiva es una de las más eficaces para estos casos, ya que enseña al sujeto a manejar sus emociones y resolver situaciones difíciles. “Esto genera personas autosuficientes, capaces de resolver conflictos emocionales en forma eficiente, logrando prescindir de la comida para hacerlo”, señala.

Además de este tipo de tratamiento, existen estrategias concretas que cualquier persona con la tendencia a comer en exceso puede poner en práctica para empezar a tomar consciencia de su situación y empezar a contrarrestarla. En su libro, La superación de los atracones de comida, Christopher Fairburn ofrece algunos consejos para no comer de más:
 

  • Anotar los sentimientos que se experimentaron antes, durante y después de comer de más.
  • Darse cuenta de qué emociones o situaciones llevan a comer en exceso es el primer paso para encontrar alternativas y manejar estos disparadores.
  • Registrar todo lo que se consume, para darnos cuenta de cuánto estamos comiendo y detectar días y horarios “problemáticos”.
  • Pensar más en la moderación, que en la abstinencia de comida: fijarse límites estrictos puede aumentar la angustia.
  • Si aparecen las ganas de comer, masticar chicle o comer una fruta, o beber agua.
  • No saltarse comidas y respetar sus horarios.
  • Evitar las dietas muy bajas en calorías porque aumentan la ansiedad.
  • Sacar de la alacena los alimentos tentadores que podrían conducir a comer de más.
  • Luego de la jornada laboral, realizar una caminata corta y darse un baño. La idea es reemplazar la comida por alguna actividad que también lo sea.
  • Realizar ejercicio porque incrementa la producción de endorfinas, que generan sensación de bienestar.
  • Dormir lo suficiente. Si se está cansado, es más fácil caer en la tentación de la comida.
  • Rodearse de familiares y amigos que ayuden y contengan.
    (De la redacción de Sumedico)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: