Estudio podría explicar miedo a las alturas

Una investigación realizada por psicólogos de diferentes países podría explicar la razón que ocasiona el vértigo en algunas personas.

22/07/2013 5:48
AA
Cuando un bebé comienza a gatear nada se interpone en su camino, pero si se encuentra en una superficie elevada y por algún descuido este cae, el golpe no evitará que se vuelva a caer ya que en los primeros meses de vida no hay miedo a las alturas.
 
Pero conforme el bebé crece, el temor va cambiando y se muestra precaución, en este caso un estudio publicado en la revista especializada Psychological Science asegura que la clave del miedo está en la locomoción, o sea en la acción de trasladarse de un lugar a otro.
 
Un aspecto interesante según la investigación es la “propiocepción”, la cual es la percepción visual que tienen las personas de su propio movimiento.
 
Los expertos que participaron en el estudio son psicólogos procedentes de las universidades de Berkeley, San Francisco y Nuevo México, además de Caen Basse-Normandie y Paris Descartes de Francia y Doshisha en Japón.
 
Los expertos llegaron a la conclusión que la visión periférica juega un papel muy importante en el desarrollo del miedo a las alturas después de que se realizaron experimentos con bebés que gateaban y con otros que aún no habían aprendido.
 
Uno de los ejercicios que sometieron a los bebés fue introducir a los bebés que no gateaban en go-karts que el equipo manejaba con un control similar al que se usan en los videojuegos.
 
Después de exponerlos a esta actividad durante tres semanas, los bebés se colocaron en el borde de una superficie de casi un metro de altura.
 
Al medirse la actividad cardiaca de los infantes se aumentó a cinco por minuto, lo que da a saber que se sentían ansiosos, en los bebés que no “manejaron” no se registró algún cambio.
 
“Esto sugiere que el acto de impulsarse le enseña al cerebro a estar atento a lo que hay en su campo de visión periférica para ajustar su equilibrio”, comentó Joseph Campos, uno de los psicólogos que participó en el estudio.
 

Esta investigación puede explicar por qué una persona que se asoma en la ventana de un avión no siente vértigo, pero esa misma persona en un helicóptero puede marearse. (Con información de BBC Mundo) 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: