ETS, obstáculo para una vida sexual plena

85% de la población sexualmente activa está en riesgo de contraer ETS; destaca que las mujeres pueden transmitirlas a sus hijos en el embarazo.

27/05/2011 11:51
AA

La sexualidad debe vivirse plenamente, sin temores, como una parte fundamental en el desarrollo de toda persona, pero también debe asumirse la responsabilidad de mantenerse sano y cuidarse en lo personal, así como a la persona con la que compartimos la intimidad; es por ello que la protección es parte ya de los derechos de la mujer.

En entrevista con SUMEDICO, el doctor Emilio Herrera Basto, director de Atención Integral del Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida, hizo hincapié en que las infecciones de transmisión sexual (ITS)  afecta al 85 por ciento de las personas –hombres y mujeres– en edad sexualmente activa con prácticas  no protegidas.

Sin embargo, al igual que otros padecimientos, son las mujeres las más afectadas pues pueden enfrentar complicaciones como: infertilidad, daño del tracto genitourinario, embarazos ectópicos y neoplasias, agregándose que pueden nacer infectados los bebés de madres portadoras de alguna de estas enfermedades, en las que se incluye el VIH/Sida.

“En el caso de la sífilis (causada por Treponema pallidum), ésta puede afectar a la mujer embarazada y transmitirse al hijo (a). Se estima que dos terceras partes de estos embarazos presentan  sífilis congénita o aborto espontáneo además de repercusiones en el neonato”, destacó el especialista.

Por sus consecuencias,  enfatizó, este tipo de contagios deben ser observados por la población, en especial los jóvenes, como una amenaza real, pues son de muy fácil transmisión, se conocen aproximadamente más de 30 agentes que ocasionan las infecciones pueden ser de tipo bacteriano, viral, parasitario y/o por hongos.

Aún cuando hay una gran difusión para la protección sexual e incluso se ha establecido esta como un derecho de la mujer frente a su pareja, existen cuatro factores que mantienen en índices elevados los contagios de las ITS, también llamadas enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), apuntó el  doctor Herrera Basto apunta que:
 
“En primer lugar, debido al carácter asintomático de la mayoría de esas infecciones y a la falta de programas de detección o de pruebas de diagnóstico rápidas y baratas, un gran número de personas padecen infecciones crónicas no reconocidas y sufren las consecuencias a largo plazo de infecciones no tratadas.
 
“Segundo, la ignorancia y la falta de información perpetúan ideas equivocadas y la estigmatización que las acompaña y ésta, a su vez, hace que los pacientes sean reacios a buscar un tratamiento adecuado, tengan dificultades para informar de la cuestión a sus parejas sexuales y prefieran acudir al sector privado, que a menudo ofrece un tratamiento inadecuado. Este problema reviste especial gravedad en condiciones de escasez de recursos y en el caso de poblaciones marginadas.
 
“En tercer lugar, en el terreno de las políticas, la estigmatización, los prejuicios y la insuficiente comprensión de la carga que representan las infecciones de transmisión sexual se han traducido en una financiación insuficiente de las medidas de control.
 
“En cuarto y último lugar, la integración de la atención de esas infecciones en la atención de salud reproductiva, con participación del sector privado, ha resultado ser más compleja de lo que se pensaba”, concluyó el experto de Censida.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: