Evita conflictos familiares en las fiestas

Diálogar antes sobre los malos entendidos y establecer un marco básico de convivencia es lo recomendable señala experto a SUMEDICO.

20/12/2011 8:04
AA

Los problemas familiares que se han acumulado a lo largo de muchos años no se pueden arreglar en las pocas horas que dura una cena navideña, es por eso que vale la pena dialogar días antes del encuentro y establecer un marco mínimo de convivencia para evitar que los festejos terminen con más conflictos de los que ya existían. Así lo observa el doctor en psicología Arturo Ortiz (*), investigador del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente.

Tener una reunión familiar en navidad no siempre desemboca en buenas experiencias. En México, cerca del 80 % de las familias viven emocionalmente rotas y las fiestas del fin de año pueden detonar nuevos enfrentamientos.

El especialista en salud mental explicó que para muchas personas las fechas navideñas implican problemas emocionales porque se ven forzados a la interacción social, incluso si están pasando por una etapa en la que preferirían estar aislados. Muchos de estos encuentros sociales pueden evadirse, pero es muy complejo evitar los encuentros con la familia, lo cual genera tensión.  

“En el estereotipo social de lo que es una Navidad está el que la familia se junte. Pero lo que socialmente no se toma en cuenta es que por lo menos el 80 % de las familias viven emocionalmente rotas, emocionalmente conflictuadas o emocionalmente disfuncionales. Entonces cuando por decreto o por presión social se pretende obligar a que la familia se junten y que además todos sus miembros estén contentos y además se den regalitos unos a otros, pues ya la cosa no funcionó”, indica el doctor Ortiz, quien ha realizado numerosos estudios sobre el tema de epidemiología psiquíatrica.

La mediación de los mayores

Todas las familias tienen una figura de autoridad moral que las reúne; puede ser la persona de mayor edad o algún otro miembro respetado por todas las partes. Esa persona puede desempeñar una función muy importante para suavizar los conflictos en días previos a las reuniones navideñas.

“Si somos una familia que nos llevamos del chongo y sabemos que va a venir la navidad y que, como parte de un rito, la pasamos juntos, es recomendable que un mes o unos días antes alguien haga un alto y dialoguen. Esto puede ser promovido por la figura de mayor autoridad y que, antes del festejo, se sienten a hablar algunas de sus diferencias, aunque sean pocas, en busca de alguna solución”, dice el doctor Ortiz.

“Dialogar días antes permite llegar a una reunión mayor con un clima emocional más tranquilo, más apaciguado, de manera que podamos convivir de una manera más tranquila, sin sentir que estamos siendo forzados a una convivencia desagradable, lo cual nos daña mucho”.

Adelantarse a la interacción navideña, aligerar los malentendidos mediante el diálogo y establecer un marco básico de convivencia es el equivalente a la salud preventiva pero a nivel mental.

“Pensar por adelantado para evitar conflictos emocionales puede funcionar muy bien en la navidad, pero también puede ser el inicio de una actitud frente a la vida. Siempre será recomendable tener canales de comunicación abiertos que nos permitan dirimir nuestras diferencias emocionales, nuestros miedos, fantasías y malentendidos. Promover la existencia de canales de comunicación básicos en la familia es también promover la salud mental para la vida”, añade.

El doctor Arturo Ortiz dice que, a nivel individual, las personas deben tener válvulas emocionales para aligerar la presión, pero aclara que no se deben usar esas válvulas únicamente cuando la presión ha llegado a su máximo nivel sino usar las válvulas de manera anticipada a los conflictos. 

“Constantemente hay que estar observando y hacer que drenen los ‘hard feelings’ o sentimientos belicosos y difíciles. De esta manera promovemos que nuestra salud mental sea más tranquila, llevadera, optimista y estable. Así, al llegar a un encuentro familiar o con un grupo tenemos una especie de protección contra muchos conflictos, así como contra la depresión y otras patologías mentales”, concluyó.

(*)Arturo Ortiz
Investigador delInstituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: