Evita la sal, sazona con especias

Para reducir el consumo de sodio dentro de la dieta y así prevenir enfermedades cardiacas, especialista recomienda el uso de hierbas de olor.

07/04/2014 7:49
AA

Enseñar a las personas alternativas para cocinar los alimentos, sin que pierdan el sabor, es una forma de evitar el consumo excesivo de sal.

Un estudio que incluyó la participación de 55 personas con sobrepeso, de las cuales más del 60 por ciento tenían hipertensión y el 18 por ciento sufrían diabetes, encontró que usar especias y hierbas de olor para sazonar los alimentos ayuda a evitar el sodio en la dieta.

Cheryl Anderson, de la Universidadde California, en San Diego, líder de la investigación, explicó a través de un comunicado de la Asociación Americana del Corazón que la sal es abundante en el suministro de alimentos, y el nivel promedio de consumo de sal de los estadounidenses es muy alto, mucho más de lo que se recomienda para una vida sana.

“Dados los desafíos de reducir la sal en la dieta estadounidense, necesitamos un método de salud pública dirigido a posibilitar que los consumidores cumplan con un patrón alimentario con menos sal”, planteó. “Esta intervención que utiliza educación y alternativas sabrosas al sodio podría ser una solución”.

En las primeras cuatro semanas, los participantes del estudio consumieron bebidas y alimentos bajos en sal provistos por los investigadores.

Después se pidió a la mitad de los participantes que redujeran la ingesta de sal por sí mismos, mientras que la otra mitad participó en un programa de 20 semanas con el objetivo de reducir la ingesta de sal a 1,500 miligramos (mg) por día.

“Las personas del grupo de la intervención aprendieron estrategias de resolución de problemas, a usar hierbas y especias en las recetas, cómo la cultura influye sobre las especias que se eligen, cómo vigilar la dieta, a vencer las barreras contra realizar cambios en la dieta, a elegir y pedir comida cuando cenan fuera, y a cómo hacer que la ingesta baja de sodio sea permanente”, señaló.

En la primera fase del estudio, la ingesta individual de sal se redujo de un promedio de casi 3,500 mg al día a unos 1,650 mg al día. En la segunda parte del estudio, la ingesta de sal aumentó en ambos grupos, pero la ingesta entre los del grupo de intervención fue, en promedio, casi 1,000 mg al día menos que la del otro grupo.

Las conclusiones de este estudio son consideradas preliminares, hasta que se publiquen en una revista y sean revisadas por profesionales ajenos a la investigación. (Con información de Medlineplus)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: