Exceso de cosquillas podría causar un derrame cerebral

Las cosquillas hacen que una persona pierda el control sobre su cuerpo

03/12/2018 1:57
AA
exceso de cosquillas

A todos nos han hecho cosquillas alguna vez y puede parecer algo divertido e inofensivo, sin embargo, el exceso de cosquillas podría causar un derrame cerebral.

De hecho en culturas antiguas, las cosquillas se usaban como una forma de tortura o castigo para criminales o traicioneros.

Exceso de cosquillas

Existen dos tipos de cosquillas, las primeras son las knismesis, que nos causan una sensación de picor y hormigueo, especialmente cuando un insecto se para en nuestra piel.

Este tipo de cosquillas tienen por objetivo ayudarnos a reaccionar al instante a una situación de alarma o peligro.

Las segundas son las gargalesis, que son las que nos hacen reír y sirven para fomentar los vínculos sociales.

Las axilas y las plantas de los pies son las zonas más sensibles a este tipo cosquillas.

El efecto de las cosquillas es tan poderoso que hace muchos años existió la llamada tortura por cosquillas, que podría hacer morir a una persona de manera brutal.

También lee: Aumentan jóvenes con derrame cerebral, ¿cómo detectarlo?

Consecuencias de las cosquillas

Normalmente, la risa es una reacción placentera, pero cuando es causada por cosquillas en exceso puede generar mucho estrés.

La persona pierde el control sobre su cuerpo, su sistema entra en un estado de tensión, fatiga y ansiedad.

Las cosquillas no parecen peligrosas, pero pueden causar un derrame cerebral y hasta un ataque cardiaco.

De acuerdo a la investigadora Irene Thompson, la tortura china por cosquillas fue practicada como un método sutil de castigo, porque no dejaba marcas y la victima podía recuperarse.

En la antigua Roma, este método se usaba en los criminales, a quienes les sumergían los pies en una mezcla con sal y luego eran sometidos mientras una cabra les lamía los pies.

Esto provocaba risa al principio, pero al poco tiempo era insoportable y extremadamente doloroso.

Por su parte, Mark Schreiber, analista en el tema de tortura, indica que en Japón se acostumbraba cosquillear sin misericordia a cualquier criminal.

En algunos casos, el exceso de cosquillas puede causar un desmayo por los altos niveles de estrés.

También se ha comprobado que puede causar un paro cardiaco, asfixia, derrame cerebral y otros ataques relacionados con el estrés.

La persona deja de controlar su respiración y dependiendo de la intensidad, tiene distintas consecuencias.

Por lo tanto, si alguien intenta hacerte cosquillas, ya tienes un buen pretexto para evitar que lo hagan.

Sigue leyendo: 9 curiosidades sobre la risa 

(Con información de Muy Interesante y BBC)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: