Experta responde 10 preguntas sobre bullying

El acoso escolar es considerado en México como un problema de salud por el estrés, ansiedad y depresión que causa entre las víctimas.

09/03/2011 8:35
AA

El bullying, como se llama a la agresión entre menores dentro de las escuelas y el cual se practica también a través de las redes sociales, se ha convertido en un serio problema de salud pues los niños que son victimizados presentan síntomas de ansiedad, depresión e incluso tendencia al suicidio.

El grave problema es que esta violencia tiene origen en el maltrato infantil dentro del  seno familiar.

Así lo explicó a SUMEDICO la doctora María Teresa del Niño Jesús Sánchez Martínez, del Hospital Regional de Psiquiatría “Morelos”, quien respondió a 10 preguntas de interés realizadas por personas preocupadas por este fenómeno social infantil:
 
1.- ¿Cuál es el origen del bullying? Baruch Carrera Ayala, 20 años
 
R: El bullying, pese a ser una palabra anglosajona, no procede de bull que significa toro, sino del vocablo irlandés boel el que se utiliza para referirse de manera despectiva a las personas que obtienen ganancias a través de las personas que se comercializan sexualmente. Actualmente bullying se utiliza para referirse a esta agresión entre niños, el cual parte del traslado del maltrato de que es objeto el niño en su casa, el cual puede ser por parte de sus padres, un tío, el hermano u otro familiar. Es en los primeros cinco años de vida que se forma la personalidad y si el niño percibe agresiones, se convierte en una persona antisocial y aislada.
 
 
2.- ¿Cuáles son las causas por las que se ha incrementado el bullying? Rosa María Tolsá, 50 años
 
R: El bullying no es una situación nueva, pero antes se le veía como algo normal, como la “ley del más fuerte” donde el más fuerte gana, y esto va de la mano con el maltrato infantil, De los años años 70 a la fecha se ha incrementado y las personas se han dado cuenta por el aumento de suicidios entre la población infantil.
 
3.- ¿Cuáles son los efectos y cuánto será el daño de la víctima en su etapa adulta? Teresa Valencia, 40 años
 
R: Las consecuencias son graves, los niños acosados viven constantemente con ansiedad y miedo, tienen una baja autoestima, esto los puede llevar al fracaso escolar. Los cuadros de ansiedad se presentan en especial antes de ir a la escuela porque saben lo que van a enfrentar y esto les da miedo, les provoca la sensación de indefensión. Estos sentimientos los traslada a la etapa adulta
En la etapa adulta, los niños agresores tienen una alta probabilidad de ser proclives a robar, a formar parte de las bandas de delincuentes.
 
4.- ¿Son los padres quienes transmiten la violencia a los hijos y esto puede ser por herencia, por genética? Araceli Balderas, 35 años
 
R: Por genética no es, la agresividad en los niños se da a partir del desarrollo de la personalidad y esto se registra en los primeros cinco años de vida y puede darse a partir de la agresión al menor o cuando se le permite todo y se les deja hacer lo que quiera. Esto es diferente al carácter, que si se puede dar por genética, si se habla de una persona con carácter fuerte no es necesariamente sea violenta, sino porque toma decisiones.
 
5.- ¿Qué los niños sean violentos tiene qué ver la educación en la casa? Virginia Mancera Quevedo, 43 años
 
R: Claro que sí, los papás deben de ser los primeros en reconocer si su hijo ocupa un lugar de víctima o de agresor. Si no reconocen que su hijo es agresor, difícilmente se podrá corregir, lo indicado en estos casos es investigar por qué recurren a la agresión a otros, quienes son sus amistades, buscar estrategias con especialistas para que se encuentren actividades intensivas, como el deporte, para que canalicen la posible frustración o enojo  que llevan dentro. También los niños que son víctimas deben ser canalizados, orientados a actividades que elimine esa mala concepción que tienen de sí mismos.  
 
6.- ¿Es conveniente el cambio de escuela si mi hijo es víctima de bullying? Martín Figueroa Torres, 46 años
 
R: Esta alternativa no proporciona una solución al problema, porque en muchas escuelas hay niños agresores y cuando el niño lo vuelva a enfrentar no va a saber qué hacer ni cómo pedir ayuda. Lo mejor es levantarles la autoestima, aplicar estrategias que les permitan no sentirse débiles. Lo indicado es recurrir a las autoridades escolares y, si se sale de control –el problema de agresión- recurrir a organismos de derechos humanos para presentar la queja, e incluso a acudir a instituciones jurídicas.  
 
7.- ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo para que se proteja de los niños agresores? Miguel Angel Bravo, 33 años
 
R: La relación entre padres e hijos debe de ser afectiva, por lo que nunca se les debe de sugerir que se defiendan o le peguen al menor agresor, por el contrario, se les debe de guiar por la vía de la disciplina, recurriendo a los maestros o directivos de las escuelas, u otras autoridades.
 
8.-  ¿Cómo se podría hacer conciencia en los padres para terminar con esta violencia en las escuelas? Rocío Viloria López, 28 años
 
R: Es difícil trabajar con las personas adultas porque ya tienen una personalidad formada. Es en las escuelas donde se debe de hacer juntas para dar a los padres de familia cátedra sobre lo que es el bullying, identificar a los menores agresores y dar alternativas de prevención o de acción para que no se den las agresiones entre los escolares.
 
9.- ¿Cómo se pude emprender una red de control en las escuelas? Ana María Tavera Ayala, 31 años
 
R: Esto debe de partir de actividades como el legislar para que se promuevan actividades, como el ejercicio físico, que sustituyan la agresividad. También se debe de promover que exista una vigilancia estrecha, sobre todo en escuelas grandes con gran cantidad de alumnos, así se podrá determinar qué pasa.
 
10.- ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo, si en la escuela no dicen nada? Olga Sosa, 30 años
 
R: Debe darle confianza, para primero investigar bien, en detalle, qué es lo que pasa. Si el menor no dice nada y tampoco hay muestras de maltrato físico como golpes, puede existir una agresión verbal y esta se puede identificar con los signos de ansiedad y aislamiento que dé el menor. Después se debe de informar a la escuela y si no hay solución, recurrir a otras autoridades.    


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: