Explican obesidad con hormonas

El bypass gástrico, no sólo reduce el estómago de tamaño, sino que además pone a las hormonas a trabajar correctamente.

22/03/2012 6:00
AA

El hambre no la ocasiona el estómago, sino el cerebro, es decir el cerebro es el que le dice al estómago que está lleno o que tiene hambre con la producción de hormonas y proteíntas como la PYY y la ghrelina.

Sin embargo esto falla en las personas obesas, lo que propicia que tengan más antojo por consumir comida alta en calorías grasas y azúcares y además que no se sientan satisfechas luego de comer y que quieran más y más comida.

Tal y como le pasó a una mujer de 222 kilos que por más que lo intentaba no lograba bajar de peso, y se había resignado a todos los intentos tradicionales para bajar de peso como dietas y ejercicio porque además tenía el antecedente de un tío que también tenía una gran cantidad de kilos acumulados, dañó sus piernas, dejo de caminar, desarrolló diabetes y murió a causa de su peso.

Ante este panorama la mujer optó por hacerse un bypass gástrico, en donde los cirujanos cortaron su estómago en dos y solo conectaron a su intestino la parte más pequeña, haciendo que su estómago de ser del tamaño de un puño pasara a ser del tamaño de un pulgar.

Con esta cirugía ella jamás podría volver a comerse todo lo que había en el plato, cuando antes solo quería comer y comer más, pero no solo eso sino que semanas después de haberse realizado su tratamiento, ya había reducido 25 kilogramos y lo más sorprendente para ella es que no tenía hambre ni se le antojaban las comidas con altos contenidos calóricos.

Ella relataba que era realmente difícil dejar de sentir gusto por la grasa en el paladar, pero después de la cirugía esto había sido posible, y no sólo eso, sino que además ahora le disgustaba en gran medida eso.

Esto había ocasionado que dejara de pensar como una persona gorda y había comenzado a pensar como una delgada,  y todo porque la cirugía no solo hace pequeño el estómago, sino que además regula las hormonas y estas comienzan a funcionar correctamente en la comunicación entre cerebro y estómago.

Con este hallazgo ahora los especialistas pueden pensar en inyecciones, intervenciones en el intestino o en píldoras que puedan darle a las personas para controlar la función hormonal y abrir un verdadero campo en cuanto al tema de la obesidad. (Con información de BBC)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: