Fármaco para disfunción ataca males de próstata

El hombre no busca alternativas de tratamiento para sus problemas de erección o urinarios, piensa que son parte natural del envejecimiento.

28/08/2013 4:46
AA

Un medicamento prescrito para atender problemas de Disfunción Eréctil (DE), llamado Tadalafil –comercializado bajo el nombre de Cialis— ha demostrado tener efectos positivos en el tratamiento de algunos de los síntomas más molestos en pacientes con Hiperplasia Prostática Benigna (HPB), informó en conferencia el doctor Mariano Sotomayor, miembro de la Sociedad Mexicana de Urología.

 
Uno de los síntomas más incómodos para los hombres que padecen Hiperplasia Prostática Benigna es la dificultad para vaciar totalmente su vejiga cuando orinan, esto se debe a que la próstata ha crecido tanto que rodea y presiona la uretra o conducto para que la vejiga libere el líquido.
 
De acuerdo con el doctor Sotomayor, los pacientes que tienen HPB pero a quienes se receta el uso de Tadalafil porque también tenían problemas de Disfunción Eréctil reportan una mejoría muy clara en el momento de orinar, lo cual los hace sentir mejoría generalizada.
 
“Los pacientes llegan al consultorio y dicen que el Tadafil no sólo les permitió tener una erección sino que  hasta orinan mejor. Esto puede deberse a que el medicamento para la DE mejora toda la acción vascular (arterias y venas) alrededor de la próstata y esto parece estar relacionado con que mejoran la fuerza con la cual pueden expulsar el líquido para vaciar su vejiga”, indicó el urólogo mexicano.
 
Actualmente los medicamentos para atender la HPB se agrupan en dos grandes conjuntos: aquellos que relajan el músculo de la próstata, para evitar que obstruya la uretra, y aquellos que reducen el tamaño de la próstata. De acuerdo con esto, es posible decir que el uso de medicamentos que mejoran la vascularidad en torno a la próstata podrían abrir una tercera vía de tratamiento.
 
Encuesta sobre DE y HPB
Los datos expuestos por el doctor  Mariano Sotomayor fueron parte de una conferencia en la que se presentaron los resultados de la encuesta internacional sobre Disfunción Eréctil (DE) e Hiperplasia Prostática Beningna (HPB) llamada “Tomando el Control”, en la que participaron hombres de ocho países, entre los cuales hubo mil 500 hombres y mujeres (parejas) mayores de 40 años.
 
Esta encuesta procura buscar algunos de los fenómenos sociales y psicológicos que ocurren entre las parejas cuando el varón presenta síntomas de DE o HPB.
 
“Uno de los primeros datos que resalta en este estudio es que las parejas tardan un año en ir al médico, desde que ya reconocieron los síntomas. Cuando se les pregunta por qué retrasan esta consulta la respuesta más frecuente es que tenían miedo de que se les informara que tenían una enfermedad más grave”, dijo Sotomayor, quien aclaró que médicamente se debe considerar que los problemas de la próstata son problemas mixtos, es decir que en ellos interviene la próstata y la vejiga.
 
Otro dato muy interesante de la encuesta es que cuando un problema de Disfunción Eréctil o de Hiperplasia Prostática Benigna se presentan, los hombres suelen tener una reacción más pasiva afirmando que es algo natural de la edad, mientras que sus mujeres no coinciden con esta afirmación y buscan convencer a sus parejas masculinas de que busquen una solución médica.
 
“Estamos hablando de que, mientras el hombre no busca alternativas de tratamiento para sus problemas de erección o urinarios porque piensa que es parte natural del envejecimiento, la mujer mexicana experimenta una gran tensión porque se resiste a aceptar que la intimidad con su pareja ha terminado”, apuntó la doctora Claudia Rampazzo, médico especialista en Terapia de Pareja.
 
La terapeuta detalló que, según los resultados de la encuesta, financiada por el laboratorio Lilly OCOS, la aparición de padecimientos como la Disfunción Eréctil o los Problemas Urinarios por Crecimiento Prostático Benigno afectan a ocho de cada 10 parejas, quienes reportan ver limitada su capacidad para disfrutar actividades como salir de viaje, pasar tiempo en casa y las relaciones sexuales.
 
“De hecho, según las opiniones de hombres y mujeres participantes en el sondeo, el sexo es la actividad más afectada por este tipo de padecimientos, pues es este mismo rubro el que se lleva alrededor del 80% de las respuestas entre las actividades más afectadas”, informó.
 
La encuesta especifica también que el 56% de las mujeres mexicanas experimentan tensión con la presencia de ambos padecimientos, y que hasta el 51% ven interrumpido su sueño por los efectos que genera tanto la Disfunción Eréctil como el Crecimiento Prostático.
 
La especialista puso énfasis en que, en la comparativa internacional, México se encuentra entre los tres países que mayor importancia le otorgan al sexo, pues lo señalan como la actividad que más disfrutan con su pareja.
 
Asimismo, se identificó a México como uno de los tres países en donde los hombres tienen mayor interés y facilidad para abordar con su pareja temas como la Disfunción Eréctil y los Problemas Urinarios por Crecimiento Prostático.
 
“A pesar de esto, la tasa de tratamiento de ambos padecimientos es aún baja, pues, en promedio, tan sólo dos de cada 10 hombres que revelan tener problemas de erección y urinarios se encuentra bajo tratamiento médico”, finalizó Claudia Rampazzo.
 
La población encuestada pertenece a los siguientes países: Alemania, Brasil, Canadá, España, Francia, Italia, México y Reino Unido.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: