Falso que el asma impida hacer deporte

El asma inducida por ejercicio es un estrechamiento de las vías respiratorias (broncoespasmo), que se produce después de realizar un ejercicio.

04/05/2010 11:00
AA

En entrevista con sumedico, el doctor Oscar Sánchez, del Centro de Asma y Alergias de México,  rechazó que el asma sea un impedimento para realizar ejercicio, o incluso convertirse en un atleta.

Explicó que actualmente se sabe que la mayoría de los sujetos con asma bien controlada pueden participar en las actividades físicas con sólo limitaciones mínimas en forma ocasional.

Sin embargo, apuntó, es necesario que niños y adultos con asma estén  advertidas de algunos problemas potenciales antes de someterse a un régimen de ejercicios.

Al respecto, el Centro de Asma y Alergias informa que la condición conocida como asma inducida por ejercicio, la cual es muy común entre las personas con asma.

El 80 y 90% de los asmáticos presentan dificultad para respirar durante el ejercicio. Esta condición afecta también a personas que no han sido diagnosticadas con asma; por ejemplo, se conoce que el 50% de sujetos con rinitis alérgica y 10% de atletas con función pulmonar normal, desarrollan asma inducida por ejercicio.

El asma inducida por ejercicio es un estrechamiento de las vías respiratorias (broncoespasmo), que se produce después de realizar un ejercicio. Los síntomas son similares a una crisis de asma: tos, silbido de pecho, dificultad para respirar y opresión del pecho.

Sin embargo, algunas personas pueden desarrollar síntomas menos obvios de asma por ejercicio, por ejemplo, tos, dolor torácico y susceptibilidad al aire frío. En el caso de niños, los padres refieren que sus hijos son incapaces de acompañar a sus amiguitos cuando corren o juegan, además no pueden correr por 5 minutos sin detenerse por experimentar mareos o “dolores de estómago”.

Los padres deben de ser capaces de reconocer tales síntomas, así como de enseñar a sus hijos afectados a reconocerlos, ya que las sibilancias o disnea posterior al ejercicio pueden convertirse en una crisis grave, y por lo tanto, se deben tomar los pasos necesarios para prevenir las reacciones debidas a este tipo de desencadenantes del asma en la misma forma que ellos evitan la exposición a otros agentes.

Si se tiene predisposición a este tipo de asma, los doctores recomiendan no hacer ejercicio en las siguientes circunstancias:
 

• En aire frío y seco (ya sea en interiores o exteriores)

• Al aire libre durante el invierno

• Al aire libre cuando los índices de contaminación son altos

• En lugares de pasto fresco recién cortado o cuando los niveles de pólenes de árboles o malezas estén altos (en las primeras horas de la mañana o al atardecer)

• En gimnasios o instalaciones con polvo

• Cuando todavía se está padeciendo de un catarro o de una crisis asmática

El tipo e intensidad del ejercicio también son importantes para desencadenar episodios de asma inducida por ejercicio, en especial los deportes aeróbicos, que requieren de actividad continua y prolongada (respiración rápida y profunda), ejemplos de ellos son los aeróbicos, correr, futbol soccer y ciclismo. 

Entre los deportes con menor probabilidad de desencadenar asma se encuentran el beisbol, levantamiento de peso, natación, gimnasia, tenis, golf y  voleibol.

Entre los consejos para reducir crisis de asma en el ejercicio, es evitarlo si se tiene cualquier dato previo de dificultad respiratoria. Antes de la rutina específica de ejercicio se debe calentar músculos y cuerpo, por ejemplo, una caminata por algunos minutos.

Siempre se debe evitar la exposición a otros desencadenantes de asma o alergia, al hacer ejercicio. Finalmente, cuando se está por terminar el ejercicio, no se recomienda parar en forma súbita, para no cambiar bruscamente la temperatura y humedad de las vías aéreas, lo cual pueda precipitar un ataque. Tome al menos 10 minutos de ejercicio aeróbico lento hasta finalizar con la actividad física.

Afortunadamente, hay una forma simple y efectiva de tratamiento del asma inducida por ejercicio: el “plan de pre-tratamiento”. En efecto, el uso de ciertos medicamentos en forma previa al ejercicio, puede prevenir el desencadenamiento del asma. Además, toda persona con datos previos de asma por ejercicio, debe tener a la mano un inhalador con broncodilatador de rescate y un plan de tratamiento de emergencia del asma, acordado previamente con su médico.

El ejercicio regular, si bien no es una cura para el asma, incrementa el desempeño y, si se realiza en forma apropiada, puede resultar en escasos o ningún episodio de asma inducida por ejercicio. La imposibilidad de participar en programas atléticos o deportes recreativos puede ser incapacitante. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: