Falso que fumar evite estrés: expertos

Investigaciones demuestran la falsedad de que el cigarro evita el estrés y la depresión, por el contrario, dejar de fumar nos relaja.

18/08/2010 5:16
AA

Una de los principales argumentos de las personas para justificar su falta de disposición para dejar de fumar, es que el cigarro les permite “mantener control”, estar “relajados”, e incluso es un factor para que puedan “concentrarse” en su trabajo.

Otra argumento, es que al dejar de fumar por unas horas sufren del síndrome de abstinencia, el cual les provoca ansiedad, dificultad para conciliar el sueño, irritabilidad y disforia.

Sin embargo, investigaciones nacionales e internacionales han demostrado que es lo contrario, al dejar la adicción que produce la nicotina en combinación con las más de cuatro mil sustancias tóxicas que contiene cada cigarrillo, las personas alcanzan realmente un estado de relajación.

Al respecto, la Clínica Contra el Tabaquismo de la Facultad de Medicina de la UNAM, reconoce que en el tratamiento para que las personas dejen de fumar es necesario valorar el estado anímico del paciente, en particular en los casos de depresión, a fin de evitar que se acentúen los síntomas al momento de dejar de consumir la nicotina.

En el estudio “La depresión y el tabaquismo ¿Cusa o efecto?”, la doctora Guadalupe Ponciano Rodríguez y la psicóloga América Morales Ruiz, refieren que durante el tratamiento para dejar de fumar, es necesario atender especialmente la depresión y hasta el momento el brupopión de liberación prolongada (LP), es el único antidepresivo aceptado por la FDA para el tratamiento de tabaquismo

El estudio en la Clínica Contra el Tabaquismo destaca que se ha observado que un 60 por ciento de los pacientes  presenta un nivel de depresión de leve a moderada y sólo en el 10% es severa, pero en ambos escenarios, esta tiende a desaparecer conforme avanza el tratamiento.

“Hemos observado que la terapia gradual y el dejar de fumar juegan un papel importante en estos pacientes, ya que mejoran si estado emocional al finalizar los primeros tres meses del tratamiento, en la cl{ibica el paciente encuentra un espacio donde se siente escuchado, aceptado, identificado y sin juicios ni críticas hacia su forma de vida”, puntualizan las especialistas.

Por otra parte, un estudio realizado en el Reino Unido reveló que las personas que dejan fumar padecen menos estrés, en comparación a  quienes lo intentan y no lo logran.

Los resultados de la investigación, publicados en la Adiction, refiere que la recaída en el tabaquismo no sólo es perjudicial para la salud por los daños al organismo, sino porque además eleva los niveles de estrés a largo plazo.

Los autores del trabajo, procedentes de la Universidad de Londres, el Instituto Wolfson de Medicina Preventiva y otras instituciones británicas, destacan la importancia de estos estudios pues se elimina la falsa creencia de las personas de que el tabaco les puede ayudar a combatir situaciones tensas, y entonces les será más fácil abandonar esta adicción.

En este estudio participaron 469 voluntarios quienes tomaron la decisión de dejar de fumar al enfrentar enfermedades cardiovasculares,  en su mayoría infarto de miocardio o una operación de bypass coronario.

Todos presentaron al principio niveles similares de estrés y una percepción parecida sobre cuánto les iba a costar abandonar el hábito.

En el curso de un año, sólo el 41%, es decir, 194 pacientes, había logrado mantenerse alejado del tabaco de forma constante, y éstos “registraron un descenso significativamente mayor en el estrés percibido que los que continuaron fumando”, afirmaron los investigadores.

Esto es gracias a que al dejar el cigarro, se liberaron de la dependencia y realizan sus actividades laborales, sociales e incluso familiares de manera más libre; contrario a quienes siguen como fumadores o los que han intentado dejarlo y tienen recaídas.

Los resultados de este estudio son consistentes con otra investigación realizada en 1999, también en el Reino Unido, que concluyó que los fumadores experimentan más estrés al apagar un cigarrillo para encender otro, y éste se reduce cuando dejan de fumar. “Los niveles de estrés de fumadores adultos son ligeramente superiores a los de los no fumadores, los adolescentes que fuman reflejan crecientes niveles de estrés según van desarrollando un patrón regular de tabaquismo, y dejar de fumar conduce a una reducción de estrés”, apuntaba este estudio.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: