Falsos remedios contra la menopausia

Especialistas advierten que los remedios no alivian síntomas del climaterio y es necesario acudir al especialista para un tratamiento certero.

15/03/2011 8:46
AA

 La Secretaría de Salud ha advertido sobre los riesgos contra la salud que representan los llamados “medicamentos milagro”, pues además de engañar a la población con falsas promesas curativas provocan el retraso de un certero diagnóstico médico que ayude a la solución de la enfermedad o padecimiento; peor aun, existen algunos tes o infusiones que contienen sustancias químicas que pueden ser tóxicas. 

Pero el problema de este tipo de productos no es exclusivo de México, en España existe una gran preocupación por la venta de remedios contra los sofocos y otras molestias asociadas con la menopausia, que deben ser tratados médicamente para ayudar a las mujeres a tener una correcta atención hormonal e incluso emocional. 
 
Sin embargo, en las diversas ciudades de este país se expenden abiertamente el soja, aloe vera, ginseng, imanes, además de hormonas y antidepresivos, promocionándose como la solución al climaterio pese a que su eficacia sea dudosa y sus riesgos muy severos. 
 
Este es el caso de Lady Care, el cual ha sido presentado por la empresa Bienestar Premium como un seguro y eficaz producto basado en la magnetoterapia para reducir los síntomas de la menopausia. 
 
En su página web, dicha empresa afirma que “LadyCare puede ser todo lo que necesites para aliviar sofocos, ansiedad, fatiga, aumento de peso, sequedad vaginal y problemas de sueño”.
 
Incluso se afirma que estudios realizados en Reino Unido revelan que sus virtudes residen en su capacidad para restablecer el equilibrio en el sistema nervioso autónomo.
 
Sin embargo, el presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), Rafael Sánchez Borrego, asegura que en las guías de práctica clínica, la magnetoterapia no alcanza los criterios de eficacia necesarios”.
 
Explicó que cuando nació la terapia hormonal sustitutiva (THS) se extendió la idea de que todas las mujeres deberían tomarla para reducir las molestias propias del climaterio, e incluso para rejuvenecer la piel y aumentar la esperanza de vida. 
 
Empero, el estudio WHI advirtió respecto al posible riesgo de cáncer por este tratamiento, entonces surgieron terapias alternativas.
 
El especialista reconoció que los remedios pueden mejorar los síntomas, “el problema es la forma en la que surgieron, sin controles ni protocolos. Los preparados herbales -la llamada fitoterapia- pueden ser útiles y van cogiendo fuerza”, pero los estudios realizados hasta el momento tienen muy poco poder estadístico y sus resultados son contradictorios. 
 
“El problema es que no hay una molécula determinada ni una dosis establecida”, reiteró  Sánchez Borrego, por lo que en la actualidad cualquier mujer puede recurrir sin criterio médico alguno, a los fitoestrógenos de la soja, por ejemplo, y adquirirlos en la farmacia, el herbolario o tomando leche comprada en el supermercado. 
 
A pesar de la falta de consenso, la fitoterapia es la alternativa que cuenta con más apoyos dentro de la comunidad científica y hay ensayos clínicos serios en marcha, como el que patrocina la AEEM, que pretenden “determinar si estos compuestos son eficaces y a qué dosis”, confirma su presidente.
 
Existen otras evidencias sobre las fallas de la también llamada medicina alternativa, como es la acupuntura con la cual no ha sido posible aliviar los síntomas de la menopausia. 
 
En cuanto a los antidepresivos, añadió el especialista, se preparan en dosis muy bajas y se ha demostrado que reducen los sofocos, pero tienen más efectos secundarios.
Sánchez Borrego insistió en que la búsqueda de soluciones tiene que basarse en estándares científicos que tengan en cuenta la eficacia, los beneficios y los riesgos. (Con información de elmundo.es)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: