Falta sensibilidad de médicos en atención del Sida

Encuesta revela que 84% de los médicos no habla de efectos colaterales y 50% no atiende antecedentes de enfermedades crónicas.

25/10/2010 8:21
AA

La relación de los pacientes con VIH/Sida con sus médicos suele ser excelente, de acuerdo a la Encuesta Internacional sobre el Tratamiento del Sida en pro de la Vida 2010 (ATLIS, por sus siglas en inglés) la cual indica que 97 por ciento de los pacientes en el mundo muestran un alto grado de satisfacción global con sus médicos  y  creen ser  tratados de acuerdo con sus necesidades individuales.
 
Sin embargo, esta misma encuesta puntualiza que en un sondeo a fondo se establece que el 84 por ciento de las personas con VIH nunca habla con su médico sobre las implicaciones a la salud de ciertos hábitos, como el tabaquismo.
 
Sólo 51 por ciento reportó haber sostenido discusiones con médicos acerca de sus estatus de salud previo y los resultados indicaron que las condiciones comórbidas no están siendo tratadas con gran consistencia.
 
Algunos más reconocieron nunca haber sostenido con su doctor una discusión importante acerca de temas relacionados con su bienestar a largo plazo, tales como su historial de salud, afecciones médicas actuales, efectos colaterales.
 
Entre los efectos secundarios de los medicamentos destacan:
 

  • Depresión, cambios de carácter, dolor, fatiga, desórdenes del sueño, problemas gastrointestinales, incremento de colesterol, desarrollo de Hepatitis C, y presión alta.

 
En este sentido el doctor Javier Báez Villaseñor Moreno*, gerente médico mundial senior en la Dirección Médica Merck Sharo & Dohme, reconoció la necesidad de crear conciencia en la comunidad médica de que a la hora de decidir sobre un tratamiento, es importante discutir  con el paciente sus antecedentes clínicos y considerar factores tales como los antecedentes familiares, tabaquismo, diabetes, depresión y enfermedades cardiovasculares, ya que algunos tratamientos pueden ser más apropiados que otros para los pacientes que viven en estas condiciones.
 
Consideró que los doctores deben despojarse de la posición de “la autoridad” frente al paciente y abrirse más a escucharlo durante las consultas.
 
Generalmente, reconoció, se adoptan de manera involuntaria actitudes de mando, como al estar de pie frente al paciente inclinarse y decirle “¿se ha sentido mejor con el tratamiento, verdad?”, lo cual es una afirmación, cuando lo idóneo para crear confianza y que tenga la confianza de decir realmente cómo ha reaccionado es sentarse de frente y preguntarle “cómo se ha sentido?”


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: