Fetichismo no es una enfermedad

Cuando una manifestación de la diversidad sexual deja de proporcionar placer puede tener como raíz un trastorno de personalidad, dijo experta.

28/08/2012 4:55
AA

 “El fetichismo es una manifestación de la diversidad sexual (MDS) que se caracteriza por la obtención de placer al obtener y poseer pertenencias de otra persona, dijo a SUMEDICO la doctora Alma Guillermina García Ramos (*), sexóloga clínica y psicoterapeuta sexual.

La especialista indicó que el fetichismo se traduce como una vivencia placentera, fantasiosa o real, con el surgimiento del deseo, la excitación o el alcance del orgasmo al tener en su posesión un objeto como una prenda de vestir, una fotografía, un accesorio del arreglo personal o cualquier objeto que le recuerde directamente a la persona que antes lo poseía.

“Las manifestaciones de la diversidad sexual, durante mucho tiempo, han sido consideradas socialmente conductas anormales o patológicas por creencias morales, religiosas y hasta desde un enfoque científico debido a que se considera que solamente por medio del coito entre una pareja heterosexual es lo único válido y aceptado como conducta sexual, y esto ha provocado que la vivencia sea de culpa, vergüenza e inadecuación, así como de patologización a la persona que expresa abiertamente este tipo de conducta sexual”, explicó la especialista.

Para que una conducta pueda considerarse como una manifestación de la diversidad sexual es necesario que cumpla con algunos requisitos:

  • Generar placer para quien lo ejerce
  • Ser voluntaria y consensuada si participan una u otras personas
  • Debe desarrollarse en un contexto de respeto hacia los participantes

“Si la persona que ejerce este tipo de manifestación de la diversidad sexual entra en crisis de angustia, deja de hacer sus actividades diarias, o bien todo se convierte en un acto compulsivo y/o atenta contra el derecho de la libertad de otras personas, debe hacerse un análisis para descartar algún trastorno de la personalidad”, explicó la sexóloga.

Todos podemos desarrollar una MDS

Respecto al perfil del fetichista, la doctora señaló que es posible que todas las personas mostremos potencial de desarrollo para alguna o varias manifestaciones de la diversidad sexual, ya sea en distintos momentos de la vida o bien de forma conjunta.

La especialista señaló que es importante hacer a un lado tanto miedos como vergüenzas, culpas y etiquetas que señalen a quienes padecen alguna manifestación de la diversidad sexual “para poder reconocernos en plenitud y gozar de nuestro derecho al placer”.

Sin tratamientos

La doctora García Ramos, fue enfática al señalar que el fetichismo no es una enfermedad sino una manifestación personal, por lo tanto no requiere de ninguna clase de tratamiento.

“Siempre y cuando la persona ejerza su placer desde su libertad y responsabilidad, generará acciones respetuosas hacia las otras personas, y la vivencia será por completo plena”, indicó.

 Finalmente, la especialista señaló que a causa de introyectos (sentimientos de culpabilidad inducidos desde la infancia por tradiciones y formas de pensar) y estigmas “el individuo se enajena de sí mismo” y se funda una idea de vergüenza.

 “A partir de los introyectos se construye una idea de “enfermedad” o “desviación” que alejan al individuo del disfrute de su erotismo.  Esto trae como consecuencia la aparición de diferentes tipos de disfunciones de la vida erótica, como puede ser la falta de deseo sexual, excitación y orgasmo”, concluyó.

 (*) Dra. Alma Guillermina García Ramos

Sexóloga Clínica y Psicoterapeuta Sexual, egresada del IPN

Terapeuta y tallerista en Caleidoscopía “Espacio de Cultura, Terapia y Salud Sexual”

http://www.caleidoscopia.com/


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: