Fomo, miedo a perderse información

La abstinencia de las redes sociales puede generar angustia e ideas obsesivas.

02/10/2014 3:46
AA

Internet trajo consigo la inmediatez y la posibilidad de estar conectado, para saber en segundos todo lo que ocurre a nuestro alrededor, tanto en la esfera personal como social.

 
Sin embargo, acceder al mundo con un solo click es un arma de doble filo, pues da lugar a fenómenos que afectan a nativos digitales que nacieron con internet bajo el brazo. 
 
Una de estas secuelas es el fomo (del inglés, fear of missing out, miedo a perderse algo); miedo a perder información, quedarse fuera de un evento o no saber lo que está pasando.
 
El psicólogo Enrique García Huete explicó que el miedo a perder información tiene una graduación, ya que se puede estar conectado para saber qué ocurre en el entorno, hasta llegar a un malestar grave en el que la desconexión genera angustia y la abstinencia puede llevar a ideas obsesivas.
 
Para tener una noción de la dependencia que genera la red, el experto comparó el sonido del Whatsapp con el de las máquinas tragamonedas, pues dijo que el sonido es un estímulo, “si me gusta jugar a las máquinas, el ruido me lo recuerda; si no miro el Whatssapp, pero suena me pierdo algo”.
 
El estudio del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud: Jóvenes y comunicación. La impronta de lo virtual, demuestra que un 82 por ciento de los adolescentes entre los 12 y 18 años considera que una de las mayores utilidades de internet es que las redes no se utilizan para comunicarse, sino para estar en contacto.
 
Eusebio Megías, director técnico del Centro Reina Sofía señaló que el miedo a estar fuera es más notorio en la adolescencia pues la necesidad de estar en contacto con el grupo tenía antes de internet sus reglas, por ejemplo, juntarse en los parques. Ahora, el deseo de conectarse no sólo la genera el individuo, sino que hay una presión grupal que construye la personalidad de los jóvenes.
 
El fomo va más allá de la red y tiene repercusiones en la concepción de lo que sucede fuera de ella. De hecho, el estudio señala que no solamente la conexión a las redes se produce porque estar fuera de ellas implica perderse las novedades, convocatorias, lo que se dice, lo que ocurre, estar desactualizado.
 
Hay gente que tiene el móvil encima todo el día; pues al llegar a casa, aunque se supone que terminó la jornada, llegan correos electrónicos, planes para el día siguiente y al final puede ser adictivo. Sucede con directivos, periodistas, entre otros, explicó el especialista.
 
Controlar el horario en el uso de los dispositivos y las redes sociales puede ser una solución para el fomo, pues permitirá potenciar otros ámbitos de la vida, como cenar o ver a tus hijos (Con información de ABC). 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: