Forma de hablar determina futuro de una pareja

Las palabras que elegimos se relacionan con el éxito de las relaciones, lo que incluye si la relación avanza de casual a romántica.

16/01/2011 3:27
AA

Recientemente una investigadora demostró que una vez que el cerebro de un individuo se enamora, lo hace con la misma intensidad de aquellos que llevan años enamorados de la misma persona.

Helen Fisher, biólogo-antropóloga, experta de la conducta humana y atracción interpersonal y miembro del Center for Human Evolution Studies, y su equipo de trabajo, fotografiaron la actividad cerebral de sus objetos de estudio, con promedio de edad de 50 años y que cumplían, aproximadamente, 21 años de casados, para llegar a esta conclusión.

“Todos ellos decían estar enamorados, no sólo sentían apego, y en todos ellos pudimos ver que sus cerebros tenían la misma actividad de los que aseguran haberse enamorado perdidamente hace poco”, aseguró

Pero ahora, la próxima vez que tenga una primera cita, olvídese de la química y los intereses en común.

Una nueva investigación sugiere que lo que de verdad importa es si los estilos de lenguaje son compatibles.

¿Y cómo se pueden mejorar las probabilidades de que lo sean, se preguntará? Bueno, es más o menos como la química, se da o no.

El estilo de lenguaje en que se enfocaron los investigadores fue el uso de palabras como los pronombres personales (yo, su, ellos), artículos (un, la), preposiciones (en, bajo) y adverbios (muy, más), los tipos de palabras a los que la mayoría de personas no presta demasiada atención.

Pero cuando este estilo de lenguaje sincroniza con el de otra persona, el romance podría florecer, aseguró el autor del estudio James Pennebaker, catedrático de psicología de la Universidad de Texas, en Austin. Pennebaker y colegas evaluaron el estilo de lenguaje de 40 hombres y 40 mujeres que tenían citas rápidas y encontraron que mientras más se parecían, mejor. Cuando las personas elegían pareja, tendían a preferir aquellas cuyo estilo de lenguaje concordaba con el propio, encontró.

“Es cuatro veces más probable que se empareje y vaya a una cita si el estilo de lenguaje es aunque sea un poco más compatible que el promedio”, aseguró.

En otro estudio, el equipo de Pennebaker observó los intercambios de mensajes instantáneos de 86 parejas y encontró que la concordancia del lenguaje también importaba en esa situación. Los participantes tenían una edad promedio de 19 años, y muchos vivían en distintas ciudades donde iban a la universidad.

“Fue maravilloso estudiar a estos grupos”, aseguró Pennebaker. “Tienen relaciones notoriamente inestables”.

Tenían que haber estado saliendo durante al menos seis meses. “Lo que encontramos fue que si sus menajes instantáneos tenían mucho lenguaje concordante, era mucho más probable que siguieran juntos tres meses más tarde”, apuntó.

Los que tenían la mayor concordancia, dijo, “eran 50 por ciento más propensos a estar saliendo en el seguimiento”.

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista Psychological Science.

Algunos expertos creen que uno se siente atraído hacia una persona y comienza a hablar como ella. Otros dicen que cuando alguien habla como usted, usted se siente atraído.

Pennebaker señaló que tal vez sea una mezcla de ambas cosas. Y cree que prestar atención a la otra persona también tiene que ver.

La nueva investigación podría en realidad reducir el nerviosismo de esas primeras citas, dijo Jeffrey Hancock, profesor asociado de comunicación de la Universidad de Cornell. Debido a que no se puede dar a alguien indicaciones sobre cómo lograr que su estilo sutil de lenguaje sea compatible con el de otra persona, señaló, el único consejo es “ser uno mismo”.

Y tal vez relajarse un poco. “Si usted interactúa de la misma forma que la otra [persona], le irá bien”, aseguró Hancock. “Si no es así, no es su culpa”.

Está de acuerdo en que prestar atención a la otra persona también importa y que, al igual que el estilo de lenguaje, sale naturalmente. “Si de verdad me gustas, te presto atención”, comentó.

El nuevo estudio muestra que “las palabras que elegimos en las interacciones cotidianas se relacionan con el éxito de nuestras relaciones, lo que incluye si la relación avanza de un encuentro casual a una relación romántica y si resolvemos los conflictos”, explicó Rachel Simmons, becaria postdoctoral de psicología del Hospital Presbiteriano de Nueva York.

En su propia investigación, encontró que las parejas que más usan las palabras “yo” y “nosotros” resuelven mejor los problemas que los que usan más la palabra “tú”.

También opina que la concordancia del lenguaje funciona bidireccionalmente. “Mientras más compatible sean los patrones de habla y conducta de una persona con los suyos, más le gustará. Y mientras más le guste, más se ajustará a su habla y conducta”.

Pennebaker es uno de los desarrolladores y propietario de un programa de análisis de texto y dona las ganancias de ese programa a la universidad. (Con información de HealthDay)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: