Por fraude con pescados, piden que tengan etiquetado

Si crees que estás comiendo marlin, huachinango o mero, es tiempo de que dudes, alerta Oceana

12/03/2019 12:12
AA

Si crees que estás comiendo marlin, huachinango o mero, es tiempo de que lo pongas en duda, ya que la organización Oceana alertó que en México se está defraudando a los consumidores al sustituir los pescados que piden por otros de menor calidad, por lo que exhortan a que se apliquen medidas como el etiquetado de esos productos.

La organización llevó a cabo el estudio “Gato x Liebre. Fraude y sustitución en la comida del mar” en 133 pescaderías, restaurantes y supermercados de la Ciudad de México, Cancún y Mazatlán, con el fin de conocer la situación.

Investigadores  analizaron 376 muestras desde junio a octubre del año pasado, de las cuales se hizo la extracción de ADN, se realizó la secuencia del gen y se llevó a cabo una comparación.

Te recomendamos: Beneficios del pescado en niños con asma

Dan unos pescados por otros, alertan

Renata Terrazas, directora de campañas de transparencia de Oceana México explicó que en la Ciudad de México hay una sustitución de pescados de 34%, 44.5% de ésta sucede en pescaderías, 31.5% en restaurantes y 24% en supermercados.

Destacó que el caso más alarmante que encontraron fue en Cancún, porque ahí aunque la sustitución es menor (26.5%), se hace por pescados que son más económicos que los que el consumidor cree comprar, por ejemplo, se da basa por mero en los restaurantes.

Mientras que en Mazatlán, aunque se hace una sustitución de 31.5% de los pescados, la diferencia es que es por otro de calidad similar. En esta ciudad cuatro de cada 10 restaurantes dan un pescado distinto, así como 33% de las pescaderías.

Te recomendamos: 5 señales de intoxicación por pescados y mariscos

Los “campeones del disfraz”

Oceana indicó que el pescado que se sustituye más es el marlin (95%), que comúnmente se cambia por atún. Le sigue el sierra, que se cambia por otros de precio y sabor similar en la mayoría de los casos.

Detalló que 87% del mero se sustituyó por otros pescados como el basa, igual que 54% de huachinango, que se cambió por especies como la raya látigo. Mientras que el robalo se sustituyó 53% de las veces por otros productos de mar, aunque de buena calidad.

Pedro Zapata, vicepresidente de Oceana dijo que en el estudio no detectaron que la  sustitución de pescados representara algún riesgo para la salud de los consumidores, pero sí para su economía, la de los pescadores y un daño al medio ambiente.

Proponen etiquetado para evitar el fraude con pescados

Antes esta situación la organización propone algunas medidas que garanticen a los consumidores que el pescado que compran es el que dice ser.

La principal acción es que incluyan un etiquetado en el que se incluye su nombre comercial, el científico, los datos y la fecha de captura, información de la embarcación y nombre de la licencia de permiso de pesca.  

Asimismo, piden que se haga un sistema de trazabilidad en el que se mantenga un monitoreo que permita dar seguimiento al pescado en todo momento, ya que durante la realización del informe no lograron detectar en qué momento del proceso se comete el fraude.

«Más allá de saber si hay corrupción, si hay omisiones intencionales, necesitamos empezar a ver dónde está sucediendo, por qué, quién se está beneficiando con algunos de los engaños”, enfatizó Terrazas.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: