Fumadores ponen en riesgo a sus hijos

La Secretaría de Salud del DF advierte que al fumar en casa, se obliga a los hijos a inhalar las 4 mil sustancias tóxicas que contienen los cigarros

03/06/2010 1:46
AA

Al prosperar los lugares libres de humo, los fumadores han optado por consumir más cigarrillos en sus casas y automóviles, con lo cual convierten a sus hijos en fumadores pasivos y los exponen a mayor riesgo de que contraigan enfermedades que afecten sus pulmones, corazón y aparato circulatorio, como es el cáncer.

Así lo advirtió el secretario de Salud en el Distrito Federal, Armando Ahued, al anunciar que para revertir esta tendencia, en las 250 escuelas publicas capitalinas se impartirá la la materia de Salud, con el objetivo de que desde las aulas los niños aprenden los graves daños al organismo que provoca el cigarro y se abstengan de este hábito, que se convierte en el corto plazo en una adicción.

Lo anterior en el marco del simposio Ambiente Familiar ¡Sin Fumar!, en el cual también participó la directora del Instituto Nacional de Psiquiatría, María Elena Medina Mora, quien apuntó que los padres heredan a sus hijos el hábito de fumar, incluso desde la etapa prenatal, causándoles efectos colaterales que los acompañan hasta la adolescencia, como es el sobrepeso y daños a las funciones del cerebro.

Finalmente, Armando Ahued reconoció que existen establecimiento donde aun se viola la Ley de Protección a Fumadores, por lo que la autoridad dialoga con ellos para que apliquen la norma de lugares libres de humo, pues carece de facultades para aplicarles sanciones, al tiempo de urgir a la Secretaría de Salud federal a que se conforme lo más rápido posible el Instituto de Verificación que será responsable de hacer cumplir la prohibición de fumar en lugares cerrados.

Daños a niños fumadores pasivos

Acorde a la Secretaría de Salud del Distrito Federal, si la madre expone al huno de tabaco durante la etapa de embarazo o en las primeros meses de haber nacido, los lactantes tienen el triple de posibilidades de fallecer a causa del síndrome de muerte súbita infantil.

Los niños de 0 a 15 años inhalan 4 veces más aire que los adultos y, por ende, mayor cantidad de humo al estar expuesto a fumadores. El humo del tabaco contiene más de 4 mil sustancias químicas, entre ellas venenos como el plomo y amoniaco.

Además, los menores padecen con mayor frecuencia enfermedades respiratorias. De hecho, la exposición frecuente al huno del tabaco potencializa el riesgo de enfermarse.

Otro problema es que los niños pequeños son inquietos y al “explorar” su entorno generalmente tienen acceso a cigarrillos o colillas aun encendidas, o bien a encendedores y cerillos, por lo que sufren de quemaduras dolorosas, lo cual es un riesgo innecesario y se puede evitar con la responsabilidad y el cuidado de los adultos.

Al fumar en el auto, revelan diversos estudios, el humo se queda adentro, no resulta de gran ayuda llevar las ventanas abiertas o los ventiladores, pues aun después de apagado, las sustancias tóxicas del cigarro se quedan en el interior del vehículo por un buen tiempo.

En promedio, un trayecto en el coche es de media hora; la exposición al humo del tabaco durante ese lapso es suficiente para observar un cambio en las arterias de los no fumadores.

Se ha demostrado que fumar mientras se maneja implica un riesgo para el mismo conductor, pues e distrae con facilidad al ocupar una de sus manos para sostener el cigarro.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: