Fumar en el embarazo, ¿cómo afecta después?

Puede ocasionar déficit de atención, adicciones y trastornos de conducta

31/05/2016 11:45
AA

Una de las principales recomendaciones para las mujeres embarazadas, es no fumar porque es dañino para el bebé, no sólo en la etapa de la gestación, sino que puede tener consecuencias a lo largo de su vida, según indica un estudio de la Universidad de Yale.

Los investigadores descubrieron que la nicotina afecta un regulador maestro de empaquetamiento del ADN, el cual influye en la actividad de genes cruciales para la formación y estabilización de las sinapsis entre las células cerebrales, teniendo como consecuencia cambios en el comportamiento de los niños como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), adicciones y trastornos de conducta.

Marina Picciotto, autora principal de la investigación, explica que el hallazgo se hizo tras exponer a roedores a la nicotina durante el desarrollo temprano, quienes presentaron problemas de comportamiento similares a los síntomas del TDAH.

Cuando exploraron su genoma, encontraron que los genes esenciales para la creación de sinapsis cerebrales, estaban fuertemente afectados.

“Es emocionante encontrar una señal que pueda explicar los efectos a largo plazo de la nicotina sobre la estructura de las células cerebrales y el comportamiento. Fue aún más intrigante hallar un regulador de la expresión génica que responde a un estímulo como la nicotina y puede cambiar la actividad de la sinapsis y el cerebro durante el desarrollo”, explica Picciotto.

Estos efectos se presentan si se fuma durante la gestación, pero ¿qué ocurre con aquellos padres que exponen a sus hijos al humo del cigarro?

Los niños que son fumadores pasivos, tienen mayores probabilidades de padecer problemas de salud como los siguientes:

  • Muerte súbita en recién nacidos y quienes están lactando
  • Infecciones respiratorias como bronquitis, bronquiolitis o neumonía
  • Enfermedades del oído medio
  • Desarrollo pulmonar más lento
  • Sibilancias, tos y fatiga crónica
  • Probabilidad de cáncer de pulmón o problemas del corazón
  • Muerte prematura

Muchos padres piensan que con no fumar enfrente de los niños o fuera de casa, no les causarán riesgos; sin embargo, estudios indican que los niveles de nicotina son tan altos que se impregnan en el pelo o ropa y posteriormente alcanzan a los niños.

Para evitar que los niños tengan alguna complicación, lo mejor es dejar de fumar y alejarlos de los ambientes donde el humo esté más presente. Hacer esto, también prevendrá que el menor fume cuando crezca.

(Con información de Madres Hoy y ABC)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: