¿Funcionará un trasplante de útero?

Algunos especialistas ponen sobre la mesa la cuestión ética, cuando se pone en riesgo la vida de la paciente en vez de preservarla.

20/06/2011 7:01
AA

Hacer el trasplante de un órgano que no salvaría una vida, sino que pondría en riesgo la  supervivencia del paciente receptor, es el dilema ético que ponen en la mesa algunos médicos  al enterarse que un grupo de colegas suecos realizará el trasplante de útero en 10 pacientes.

Los riesgos de esta intervención, explican, puede no compensar los beneficios, que se  concretarían en el hecho de que una mujer con problemas para concebir pueda tener un hijo  propio.

El hecho es que Mats Brännström, catedrático de Ginecología y Obstetricia en el Hospital  Universitario Sahlgrenska en Goteborg, Suecia inició una etapa de entrevistas y estudios para  elegir a las potenciales candidatas al trasplante.

El director del proyecto, reconoce que hacer este trasplante supondría una dificultad mayor  que hacer el trasplante de un órgano sólido, pero confía en los 10 años que tiene estudiando  la materia para salir adelante en su propósito, según reveló a elmundo.es.

Las beneficiadas

La noticia de que un grupo de médicos preparaba la realización no de uno, sino de 10  trasplantes de útero empezó a circurlar la semana pasada, cuando las británicas Eva y Sara  Ottoson, madre e hija, dieron a conocer que eran candidatas a entrar en el proyecto.

Madre e hija están dispuestas a hacerse la operación para que Sara pueda procrear. La joven  de 25 años tiene una enfermedad que le impidió que su aparato reproductor se desarrollara de  manera correcta, pues no puede hacer posible que se geste un feto.

Un trasplante de útero haría posible que Sara sea madre por la vía natural, la ciudadana  británica se dio cuenta de su condición cuando siendo una adolescente los médicos descubrieron que sufría el síndrome de Rokitansky-Küster-Hauser, también llamado agenesia  vaginal.

Esta enfermedad es una anomalía en los conductos de Müller que en los casos más graves causa  malformaciones en la vagina, el cérvix y el útero. Lo padecen una de cada cinco mil mujeres,  la consecuencia es que no pueden tener hijos aunque son fértiles porque los ovarios no están  afectados.

Javier Santiago, jefe del servicio de Ginecología del Hospital de la Paz en Madrid, explica  que el diagnóstico de esta enfermedad se da cuando las niñas acuden al especialista porque no  han presentado la menstruación.

En el caso de tener alguna malformación,llegado el momento adecuado, las pacientes se  somenten a una reconstrucción de vagina.

¿Es esto nuevo?

Esta no sería la primera vez que se haría un trasplante de útero, se hizo uno en 1918 sin  éxito y el segundo que se hizo en la historia fue en el año 2000 en Arabia Saudita, al  principio el resultado fue bueno, pero se tuvo que retirar el útero implantado porque la  paciente presentó problemas hemorrágicos.

Mats Brännström, líder del proyecto sueco sabe que la cirugía que se plantea hacer junto con  su equipo de investigación no es sencilla.

“Se hace a nivel muy profundo en la pelvis y es difícil obtener vasos largos (para conectar  bien el órgano)”.

Brännström asegura que a su favor está más de una década de estudios sobre la materia.

“Empezamos a trabajar con animales en 1999 y hemos demostrado por primera vez que es posible  lograr una descendencia normal después de un trasplante alogénico (genéticamente  incompatible) de útero”, dice el especialista sueco.

“También hemos conseguido la  supervivencia a largo plazo de este órgano en trasplantes en  babuinos y otros animales”, revela.

El equipo sueco atribuye el fracaso del caso saudí a que los médicos no tenían el  entrenamiento adecuado, César Díaz García, adscrito al Hospital de La Fe de Valencia y quien  colabora con Brännström asegura que llevan una década investigando sobre los tratamientos  inmunodepresores, la conservación del tejido, la fertilidad después del trasplante y las  técnicas quirúrgicas.

Un proceso complicado

Eva y Sara Ottonson son apenas parte del grupo de personas seleccionadas para acceder a la  operación, pero aún falta que se hagan las pruebas necesarias para ver si son viables para  completar el proceso.

De librar todos los obstáculos y sus análisis clínicos sean óptimos para acceder a la  operación, en otoño los médicos pedirán permiso a las autoridades para seguir adelante con el  procedimiento, de obtener un sí el trasplante se realizaría en 2012.

El objetivo final es que las mujeres que se sometan al trasplante tengan un hijo, por lo que  una vez que se realice la operación, se esperará un año antes de buscar el embarazo y de  conseguir que llegue a su término con éxito, entonces se planea retirar el útero implantado a  través de una cesárea, para evitar que se tengan problemas a largo plazo con los  inmunosupresores,fármacos indispensables para la supervivencia de cualquier paciente que es  sometido a un trasplante de cualquier tipo.

(Con información de elmundo.es)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: