Genética y herencia, fundamental para diabetes

La patología puede adquirirse por agregación familiar de padres, hermanos, abuelos, tíos o primos.

24/11/2014 9:54
AA

El titular del Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, José Sánchez Corona, afirmó que la genética y la herencia familiar juegan un papel fundamental en el desarrollo de diabetes.

 
Indicó que aunque no existe un “gen diabético” como tal, diversas investigaciones que se han realizado en el CIBO han descrito como factores de riesgo síndromes exclusivamente genéticos que podrían dar origen a la enfermedad.
 
El investigador advirtió que la variante de diabetes Mody, caracterizada por afectar a personas menores de 25 años de edad, ocurre por herencia autosómica dominante y puede encontrarse en tres generaciones de una misma familia afectada.
 
También citó a los Síndromes de Donahue y de Rabson-Mendenhall, que generan fallas en la producción o acción de la insulina, dando como resultado una mala absorción y elevación de la glucosa en sangre (hiperglucemia).
 
Añadió que no es casualidad que algunas personas con alto riesgo a desarrollar diabetes tengan en su historial familiar a alguien con la enfermedad, y no necesariamente padres o hermanos sino incluso abuelos, tíos o primos, es decir podrían adquirir la patología por agregación familiar.
 
Expuso que desde hace 14 años el CIBO ha estudiado la diabetes desde el aspecto genético dada su alta prevalencia e incidencia en México y en pacientes del IMSS Jalisco.
 
Se han realizado estudios por etnias y poblaciones, por lo anterior explicó que Jalisco tiene una incidencia de diabetes de hasta un ocho por ciento entre la población en general, ligeramente por debajo del Distrito Federal que es de 12 por ciento y ocupa el primer lugar a nivel nacional en casos de la enfermedad.
 
Detalló que cuando se conjuntan entre dos personas la variedad de genes que elevarían el riesgo para contraer diabetes al procrear un hijo, con seguridad sus probabilidades de que éste pueda resultar diabético serían muy altas.
 
No obstante, señaló que el aspecto ambiental y estilo de vida incrementan el riesgo a desarrollar diabetes, prueba de esto son los pacientes con síndrome metabólico que frecuentemente al tener sobrepeso y obesidad desarrollan simultáneamente hiperglucemia y presión arterial elevada.
 
“Nuestros antepasados poseían un gen ahorrador, mismo que nos heredaron, a través del cual eran capaces de almacenar energía y grasa en el organismo para sobrevivir, toda vez que para poder ingerir alimento tenían que salir a cazar animales y podían pasar días enteros sin comer”, refirió.
 
Incluso, dijo, los estilos de vida eran sumamente activos y las personas prácticamente trabajaban de “sol a sol” para poder conseguir alimento para ellos y para sus tribus o comunidades.
 
El titular del CIBO destacó que en teoría no necesitamos comer tantas calorías, sino por el contrario quemar las reservas en exceso, moderándonos en la ingesta de comida y combatiendo el sedentarismo.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: