Gota afectaría a cinco de cada 100 hombres

Las mujeres también llegan a padecer gota, pero con menor frecuencia y suele ser durante los trastornos metabólicos de la menopausia.

24/05/2012 9:11
AA

Algunos dicen que es por comer muchas carnes rojas, otros que es por consumir exceso de alcohol y algunos más lo relacionan con el consumo diario de frijoles o habas. En realidad, el abuso en cualquiera de estos tres productos puede provocar hiperuricemia o altos niveles de ácido úrico y esto origina la enfermedad conocida popularmente como Gota.

Si usted no la conoce, hay que decir que el síntoma más conocido de la gota es una inflamación en los dedos del pie, en las articulaciones de las piernas y de los brazos, debido a que el ácido úrico (o sales de urato) se acumula en el cuerpo y se transforma en cristales. Esto hace que los cristales funcionen como pequeñas agujas que se clavan en los tejidos blandos provocando gran dolor e hinchazón.

De acuerdo con el doctor Carlos Lavalle, de la División de Estudios de Posgrado en la Facultad de Medicina de la UNAM, en México entre 2.4 y 4.7 de cada 100 hombres mayores de 20 años padecerán en algún momento de su vida Gota, debido a los hábitos de consumo. Las mujeres también llegan a padecer gota, pero con mucho menor frecuencia y suele ser durante los trastornos metabólicos que acompañan a la menopausia.

Un efecto que no se percibe a simple vista en la Gota es un progresivo daño al riñón, donde se pueden formar cálculos o piedras por la acumulación de los cristales de ácido úrico. Además, el consumo excesivo de alimentos con ácido úrico también puede reforzar otros padecimientos que podrían parecer poco asociados, como la hipertensión.

“Los ataques de gota afectan frecuentemente a los codos, manos, rodillas o pies y las personas no pueden caminar. Por la noche sienten un dolor intenso, a tal grado que el paciente incluso siente que se corta cuando mueve los pies y tiene fricción con las sábanas. Si el paciente acude al médico desde los primeros síntomas puede atender y frenar la crisis en dos o tres días, pero si se descuida y lo deja evolucionar tendrá dolor y pérdida de movimiento hasta dos semanas”, explicó el doctor Lavalle Montalvo.

También afecta a deportistas

El doctor Miguel Ángel Saavedra, del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza, el jefe del Servicio de Reumatología, explicó que, a nivel microscópico la Gota se puede explicar como el depósito de cristales de ácido úrico, que se sienten como agujas, alrededor de las articulaciones.

Saavedra Salinas precisó que aunque la gota puede hacerse crónica, la mayoría de las veces se da en ataques episódicos debido a que los cristales afectan una sola articulación, toda vez que la acumulación de esos cristales afecta particularmente los miembros inferiores, como el dedo gordo, tobillos y rodillas.

El experto subrayó que aún no se conocen todas las causas de la Gota. Algo que llama mucho la atención es que únicamente en el 15 por ciento de los casos la gota aparece en personas con estilos de vida poco saludables. La gota se presenta incluso en deportistas de alto rendimiento y que con frecuencia tienen problemas de tipo muscular como fatiga frente al exceso de ejercicio.

A pesar de esta falta de respuestas sobre cuál es el origen de la Gota, sí se recomienda ser prudentes y evitar consumo excesivo de carnes rojas, bebidas alcohólicas o con endulzantes artificiales, diuréticos, pueden elevar los niveles de ácido úrico en la sangre. Este padecimiento puede tratarse de manera satisfactoria en la mayoría de los casos, por ello es importante un diagnóstico oportuno y la identificación adecuada de las condiciones que pueden causarla

Falta consenso médico

Debido a que la Gota se detecta casi siempre cuando a un paciente le amanece inflamada una rodilla, el tobillo u otra articulación, suele ser considerada como una enfermedad reumática, pero en realidad hay cuatro tipos de especialistas médicos que la atienden: internistas, reumatólogos, ortopedistas y médicos generales.

De acuerdo con una investigación realizada para la Revista de Investigación Clínica, por los doctores Janitzia Vázquez Mellado, Jesús Espinoza, Adolfo Hernández Garduño, Leticia Lino y Rubén Burgos, en el Valle de México aún no existe un consenso médico sobre cómo tratar la Gota.

Ellos hicieron una encuesta por correo a cerca de 1,800 médicos que atienden esta enfermedad, de los cuales menos de 250 accedió a contestar sus métodos de diagnóstico y tratamiento.

La conclusión del estudio fue que, a pesar de que el diagnóstico y tratamiento adecuado para la Gota se conocen desde hace décadas, estos procedimientos no se llevan a cabo de manera regular entre todos los pacientes.

Casi el 95 % de los médicos encuestados contestó que atienden o han atendido a pacientes con Gota. En la mayoría de los casos se indicó que a los pacientes que llegan al consultorio con dolor agudo se les receta diclofenaco, que es un medicamento antiinflamatorio con capacidad analgésica. Este medicamento es útil para controlar momentáneamente el dolor, pero no acelera la disolución de los cristales de ácido úrico.

El medicamento específicamente diseñado para atender el exceso de ácido úrico, llamado Alopurinol, únicamente fue recetado por 28 % de los médicos ortopedistas y el 49 % de los médicos reumatólogos.

Hay que recordar que el dolor agudo es súbito y muy intenso, pero también hay quienes tienen Gota con dolor crónico, es decir, menos intenso pero con muchas semanas de duración. En esta segunda variedad de la Gota, tampoco hay consensos de tratamiento:

“Para el tratamiento crónico, el fármaco más utilizado fue el alopurinol, 43 a 84% lo utilizan para tratamiento de hiperuricemia asintomática y 25% no ajustan las dosis iniciales de alopurinol de acuerdo con el filtrado glomerular. El tratamiento profiláctico es poco utilizado y las recomendaciones dietéticas fueron muy variables. Varios puntos en el tratamiento de estos pacientes no van de acuerdo con lo establecido en la literatura”, indica el estudio encabezado por la doctora Janitzia Vázquez Mellado.

Este estudio entre especialistas llevó a la Revista de Investigación Clínica, de México, a recomendar una difusión más amplia, entre médicos, sobre lo que es la Gota pues es un padecimiento que tiene un tratamiento seguro, barato y eficaz.

En tanto se extiende un consenso en el diagnóstico y tratamiento, los especialistas subrayan que un estilo de vida saludable incluye el moderar el consumo de carnes rojas, vinos y licores, bebidas con endulzantes y leguminosas como frijol, haba y garbanzos. Todos ellos tienen altas concentraciones de proteínas, azúcares y carbohidratos asociados a la formación de cristales de ácido úrico, causantes de la Gota. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: