Grasa en la sangre, riesgos para el corazón

Científicos ingleses acaban de descubrir que triglicéridos altos provocarían mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

10/05/2010 10:38
AA

Los científicos debaten desde hace tiempo el papel que los niveles de triglicéridos podrían desempeñar en la enfermedad cardiaca, y finalmente han dado con evidencia genética que relaciona las altas concentraciones de grasa en la sangre con un mayor riesgo de problemas cardiacos.

Hasta ahora, los niveles de colesterol eran los objetivos clave para la prevención de la enfermedad cardiaca, pero los expertos señalan en un nuevo informe, que aparece en la edición de mayo de The Lancet, tal vez haga reexaminar ese planteamiento.

Los triglicéridos, una fuente importante de energía humana, son producidos por el hígado o se derivan de los alimentos. “A pesar de varias décadas de investigación, aún no está claro si los niveles elevados de triglicéridos pueden causar enfermedad cardiaca”, dijo el investigador principal Nadeem Sarwar, catedrático de epidemiología cardiovascular de la Universidad de Cambridge en Inglaterra.

“Encontramos que las personas que tienen una tendencia genética a tener mayores niveles de triglicéridos también tenían un mayor riesgo de enfermedad cardiaca”, apuntó Sarwar. “Esto sugiere que las vías de los triglicéridos podrían estar implicadas en el desarrollo de la enfermedad cardiaca”.

Para explorar la relación genética entre los triglicéridos y la enfermedad cardiaca, el equipo de Sarwar recopiló datos sobre 302,430 personas que participaron en 101 estudios.

“Empleamos nuevos enfoques genéticos, llamado análisis mendeliano aleatorio”, aseguró.

Específicamente, los investigadores analizaron las mutaciones del gen de la apolipoproteína A5, un determinante conocido de las concentraciones de triglicéridos. Encontraron que por cada copia de la variante, había un incremento de 16 por ciento en las concentraciones de triglicéridos, por lo que dos copias aumentaban los niveles de triglicéridos en 32 por ciento.

Las personas que tenían tales variantes afrontaban un riesgo 40 por ciento mayor de desarrollar enfermedad cardiaca, calcularon los investigadores.

Aunque estos hallazgos genéticos indican un papel causativo de las vías de los triglicéridos en el desarrollo de la enfermedad cardiaca, no sustituyen la necesidad de que se realicen ensayos clínicos aleatorios más grandes sobre medicamentos que reduzcan los niveles de triglicéridos en sangre, apuntó Sarwar.

Tales ensayos deberían ayudar a establecer si reducir la concentración de triglicéridos puede disminuir el riesgo de enfermedad cardiaca, destacó.

“Hay varios medicamentos disponibles ahora mismo o en desarrollo que pueden influir en los niveles de triglicéridos en sangre”, apuntó.

La compañía farmacéutica Novartis, la Fundación Británica para el Corazón y el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido financiaron el estudio.

El Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de medicina cardiovascular y director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson-UCLA en la Universidad de California en Los Ángeles, también dijo que se necesitan más investigaciones.

“Los altos niveles de colesterol LDL se han establecido de forma definitiva como un importante factor de riesgo cardiovascular modificable”, señaló. “También existe una fuerte evidencia de que los bajos niveles de HDL permiten identificar a los individuos que están en mayor riesgo de eventos cardiovasculares. Sin embargo, el papel fundamental que desempeñan los altos niveles de triglicéridos en el riesgo cardiovascular es más difícil de establecer y más controvertido”, apuntó.

Este estudio sugiere una modesta relación independiente entre los triglicéridos y la enfermedad cardiaca coronaria, dijo Fonarow.

“A pesar de estos hallazgos, aún está por demostrarse si reducir los niveles de triglicéridos en los pacientes en riesgo de enfermedad cardiaca disminuirá su riesgo de eventos cardiovasculares y, si es así, en qué medida”, señaló.

Otro experto, el Dr. Byron Lee, profesor asistente de cardiología de la Universidad de California en San Francisco, sugirió que el estudio podría alterar las directrices en materia de prevención cardiaca.

“Tradicionalmente, los médicos nos hemos centrado sólo en reducir el LDL y aumentar el HDL de los pacientes, porque creíamos que eran los principales factores en la enfermedad cardiaca”, dijo.

“Sin embargo, este estudio indica que ahora necesitamos preocuparnos también por los altos niveles de triglicéridos”, agregó.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: