Grasa implicada en padecimiento diabetes tipo 2

Las dietas altas en grasas son responsables de la aparición y gravedad de la diabetes.

17/08/2011 11:01
AA

Una investigación a cargo del doctor Jamey Marth, director del Center for Nanomedicine (una colaboración entre las universidades de California, Santa Bárbara y el Sanford-Burnham Medical Research Institute), reveló que los nuevos casos de diabetes tienen en común la obesidad.

En ratones y seres humanos la enfermedad se activa en las células betapancreáticas y conduce a defectos metabólicos en otros órganos y tejidos, incluido el hígado, los músculos y el tejido adiposo.
 
“Al principio nos sorprendió saber la gran implicación de las células beta pancreáticas en la aparición y gravedad de la diabetes”, explicó Marth, “la observación de que el mal funcionamiento de las células beta contribuye significativamente a la aparición de múltiples enfermedades, incluyendo la resistencia a la insulina, fue algo inesperado”.
 
En las personas sanas, las células beta regulan la glucosa en el torrente sanguíneo, mediante transportadores de glucosa que se encuentran en las membranas celulares. Cuando la glucosa es alta, las células beta absorben la glucosa adicional y segregan insulina. La insulina estimula otras células para que absorban glucosa, la cual necesitan para producir energía.
 
Los altos niveles de grasa intervienen con dos factores importantes de transcripción como FOXA2 y HNF1A, proteínas que activan y desactivan genes. Cuando estos transportadores de glucosa que normalmente producen una enzima llamada glicosiltransferasa que modifica la estructura de las proteínas, no funcionan correctamente, la función de la glicosiltransferasa disminuye mucho.
 
Cuando los ratones fueron alimentados con una dieta alta en grasas, las células beta no podían detectar y responder a la glucosa en la sangre. 
 
“Ahora que entendemos mejor cómo los estados de una nutrición excesiva pueden conducir a la diabetes tipo 2, podemos saber más claramente cómo intervenir”, expuso Marth. El doctor y sus colaboradores se encuentran considerando varios métodos para aumentar la actividad de la glicosiltransferasa en los seres humanos, como un medio para prevenir y, posiblemente curar, la diabetes tipo 2.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: