Guía para el descanso infantil

Expertos comparten consejos para lograr que los niños tengan una conducta del sueño sana que les ayude a tener un crecimiento y desarrollo adecuado.

13/03/2014 10:04
AA
El Día Mundial del Sueño tiene como propósito llamar la atención sobre los trastornos que impiden que las personas tengan un buen descanso.
 
La educación desde la infancia es un aspecto que los especialistas insisten en reforzar, porque permitirá crear hábitos que le den beneficios en la edad adulta.
 
El sueño además de proporcionar descanso y rejuvenecimiento, mejora significativamente el funcionamiento físico, mental y emocional.
 
La Asociación Mundial de Medicina del Sueño, creó una guía para que los padres tengan en cuenta los aspectos que una buena conducta del sueño ayudará en el desarrollo de diferentes aspectos de su crecimiento de los niños:
 
El aprendizaje
Para formar conexiones cerebrales y sistemas nerviosos que les ayuden en el aprendizaje mientras crecen, un bebé recién nacido debe dormir  en promedio de 16 a 20 horas al día. Un bebé de un mes de edad, duerme más de 14 horas al día en seis periodos. Y, en el momento de cumplir un año de edad, la mayoría de los bebés duermen unas 11 horas al día durante cuatro periodos de sueño. 
 
El crecimiento
Dormir bien, ayuda a que los niños desarrollen cuerpos fuertes y sanos. Durante el sueño, especialmente durante la primera hora después de que los bebés se duermen por la noche, su cerebro libera una sustancia llamada hormona del crecimiento. Los bebés necesitan esta sustancia para crecer. Si los bebés no duermen lo suficiente, no liberan suficiente cantidad de la hormona y no crecen adecuadamente.
 
El ambiente
Un ambiente agradable es esencial para que los niños tengan un buen descanso. Los bebés duermen más cómodamente en una habitación fresca, oscura y silenciosa que esté entre 20 ° C y 25 ° C y con una humedad entre el 60% y 70%. Una habitación que es demasiado fría hace que el bebé tiemble y trate de mantener el calor, lo que puede perturbar su sueño. Si la humedad es demasiado baja, su nariz se seca, por lo que le es difícil respirar. Una habitación que está demasiado caliente o húmeda lo hará sudar, lo que también puede perturbar su sueño. Es importante elegir ropa de dormir que mantenga al bebé caliente pero no lo sobrecaliente.
 
Sin distracciones
Garantizar que el niño mantenga limpio su pañal durante la noche, ayudará a que no se sienta incómodo y duerma mejor. Un pequeño se mueve hasta 10 veces más que un adulto porque responden a estimulaciones tales como ruidos fuertes, el tacto, el dolor, cólicos y micción. Los niveles de actividad en el cerebro aumentan durante estos tiempos, pero los bebés suelen permanecer dormidos si no se produce otra estimulación. 
 
Crear una rutina
El bebé se quedará dormido más fácil si se sigue una rutina regular. Esta rutina debe incluir actividades tranquilas y calmadas. Hay varias opciones o posibilidades como la de dar al bebé un baño caliente seguido de un masaje suave, leerle en voz baja, atenuar las luces, escuchar música tranquila, pero al final se debe poner al bebé a dormir en una habitación tranquila y oscura . Si se sigue la misma rutina noche tras noche, el bebé comenzará a conectar estas actividades con el sueño y dormirá mejor.
 
Dormir solo
Para ayudar a prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante, es muy importante que el bebé duerma en su propia cama, en un colchón firme sin mantas o ropa suelta, y duerma sobre su espalda. Si el bebé comparte la cama con alguien más, podría quedar atrapado o asfixiarse. (Fuente: Secretaría de Salud)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: