Guía para preparar papillas de bebé

Con esta guía te decimos cómo aprender a preparar las papillas para tu bebé y todo lo que debes tener en cuenta para hacerlo correctamente.

17/08/2017 4:07
AA
cómo preparar papillas de bebé

Las papillas son ideales para que un bebé pase de la lactancia a la ablactación.

La llegada de un bebé es uno de los acontecimientos más hermosos para los papás, pero con ello también vienen una serie de retos y aprendizajes que son necesarios para su cuidado, salud y alimentación. Uno de ellos es aprender a hacer papillas en casa.

Lo más sencillo siempre es recurrir a las papillas o alimentos ya preparados y que son comerciales, muy conocidos por cierto. Sin embargo y con la finalidad de que le ofrezcas a tu bebé una alimentación más natural y con todos sus nutrientes, te damos esta guía para preparar papillas.

Te recomendamos: Alimentos que mejoran la leche materna

Papillas, de la lactancia a la ablactación

Para preparar las papillas de tu bebé te recomendamos que tengas en cuenta:

  1. Una vez que tu bebé pasa de la lactancia a la ablactación, es fundamental que comience a comer estas papillas.
  1. Antes de prepararlas, elige las frutas y verduras más frescas para prepararlas ese día o al siguiente. Procura no dejarlas madurar mucho tiempo o se pierden algunas propiedades y sabor.
  1. Es importante tener a la mano siempre listos y limpios todos los utensilios (licuadora o batidora, vaporera, escurridor o coladera, platos, cucharas, etc.), y que sean para uso exclusivo para la comida de tu bebé, de preferencia.
  1. Para comenzar un menú de papilas, se recomienda optar por estas frutas y verduras: manzana, plátano, mango, durazno, pera, ciruelas, arándanos, zanahoria, chícharos, espinacas, camote y calabaza.
  1. Previo a su preparación, lava y desinfecta las verduras y frutas. Cuécelas en un poco de agua y emplea esa misma para cocinar la papilla.
  1. Las frutas, entre más maduras, son más suaves. Puedes iniciar con manzana, pera, plátano y durazno. Una vez que hagas el puré, pásalo por un colador para eliminar restos que tu bebé aún no pueda digerir.
  1. Para picados finos, utiliza un cuchillo filoso de manera que queden trozos pequeños. El tamaño debe ser en cubos de 1/2 cm aproximadamente.
  1. Cuando introduzcas pollo y carne, emplea su fondo (caldo) para cocinar las preparaciones.
  1. No debes adicionar sal, azúcar, limón ni otros condimentos. Es importante que tu bebé los pruebe al natural para que aprecie los sabores gradualmente. Esto afina sus gustos.
  1. Cocina porciones pequeñas para que coma lo más fresco posible. Por ejemplo, con 1/2 chayote se obtiene la papilla para tres o cuatro días. Las papillas no deben pasar más de cuatro días en el refrigerador. Lo ideal es preparar porciones menores.
  1. Ten en cuenta que si guardas la papilla en el refrigerador deberá calentarla para que coma tu pequeño, pero es muy importante que tengas cuidado con la temperatura. No la calientes demasiado para prevenir quemaduras.
  1. Para calentar las papillas, procura que sea a baño maría o vapor y no en microondas, de esa manera pierden menos sus propiedades. No guardes el resto de sus comidas.

También te recomendamos: Tres beneficios de la leche materna

Esperamos que estos consejos te sean de mucha ayuda para que tu bebé disfrute cada una de sus comidas. ¡Manos a la obra!


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: