Hígado y cerebro se comunican para regular el hambre

La molécula que relaciona estos órganos es usada por todos los organismos vivos para proporcionar energía a las células.

14/11/2014 3:33
AA

El hígado y el cerebro se comunican para regular el hambre, descubrieron investigadores del Instituto de Recerca Biomédica de Barcelona.

 
En el estudio se explica que lo que sucede en el hígado tiene efectos directos sobre el apetito, afirmó el líder de la investigación, Joan J. Guinovart.
 
El hígado, añadió, almacena la glucosa y el azúcar sobrante en forma de glicógeno -cadenas de glucosa-, que libera poco a poco, según las necesidades energéticas del cuerpo.
 
Se descubrió que tener estas reservas altas evita que los ratones engorden, aunque se les ofrezca una dieta muy apetitosa, porque se sienten saciados.
 
Explicaron que la clave de la conexión entre el hígado y el cerebro es el ATP, la molécula usada por todos los organismos vivos para proporcionar energía a las células, que está alterada en los pacientes diabéticos y obesos.
 
Lo anterior, debido a que estos pacientes no acumulan bien la glucosa en el hígado y por ello tienen demasiado azúcar en la sangre -hiperglucemia-, lo que dificulta la regulación del hambre.
 
Guinovart explicó que tanto la diabetes y la obesidad pueden prevenirse con una dieta equilibrada y ejercicio diario.
 
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la diabetes afecta a más de 382 millones de personas en el mundo y prevé que en 2035 afecte a una de cada diez personas.
 
Los científicos se preguntaron por qué los ratones con mayor glicógeno no engordaban pese a proporcionarles una dieta sabrosa y comprobaron que comían menos, además de que en su cerebro había pocas moléculas estimulantes del hambre y muchas más depresoras (Con información de Infosalus).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: