Hacen censo de los insectos nutritivos

Existen diferentes tipos de insectos, comestibles y medicinales que representan una fuente de ingresos financieros para algunas comunidades

02/03/2014 10:59
AA

 México es rico en vegetación, climas, suelos, etnias y alimentos, El Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, registra gran cantidad de animales comestibles como armadillos, tortugas, tuzas y víbora que no son tan comúnes.

“Algunos insectos se encuentran presentes en la dieta de algunos grupos étnicos, como chapulines, abejas, avispas, hormigas, mariposas y piojos, seres de diversos tamaños, colores, formas y pertenecientes a órdenes como los hemípteros, ortópteros o megalópteros”, señaló José Manuel Pino Moreno, del Laboratorio de Entomología del Instituto de Biología (IB) de la UNAM.

En el laboratorio estudian a los insectos que se utilizan como alimento, Julieta Ramos Elorduy es quien inició con la investigación ya hace 40 años.
 
El Códice Florentino, escrito por fran Bernardino en 1521, menciona 96 especies comestibles en la zona metropolitana del Valle de México. 
 
En algunas regiones representa una fuente importante de ingreso familiar, como en Oaxaca, Chiapas y Estado de México que cuentan con una gran cantidad usada no sólo para consumo local, sino para exportación.
 
En Morelos, se importan jumiles de Guerrero y chapulines de Oaxaca y Puebla, incluso hay demanda en Canadá y Estados Unidos.
 
El objetivo es conocer los comestibles y medicinales y a los que ayudan a las fianzas de las comunidades. “Primero se hace un rastreo en las zonas que consumen cierto insecto, se hace una recolecta y se llevan al laboratorio para ser identificados, lo que buscamos en determinar su nombre científico”, señaló Pino Moreno.
 
“Sólo trabajamos con insectos que la gente ha reportado como comestibles. Nos interesa establecer su valor nutritivo porque es importante saber su cantidad de proteínas y micronutrimentos, como vitaminas, minerales y aminoácidos”, dijo.
 
Muchos de éstos insectos se utilizan como elemento ornamental, o con fines medicinales, otros se han patentado por sus principios activos y también se cuentan los que tienen interés gastronómico.
 
En ciertas temporadas, los restaurantes ofrecen chinches acuáticas, libélulas o chapulines que se preparan al mojo de ajo o gritos, algunos los refrigeran para tenerlos disponibles todo el año. 
 
Dichas especies experimentan diferentes estados de desarrollo. “Eso es importante porque en contados casos hemos detectado que se consumen en etapa adulta, pero la mayor parte se degusta en estados inmaduros, cuando son huevos, larvas, pupas o ninfas”
 
 “Con la Universidad Autónoma del Estado de Morelos tenemos un proyecto con jumiles, a partir del cual encontramos que los venden en Cuautla, Zacatepec y Puente de Ixtla. Son una fuente de alimentación y de ingresos en la región”, expresó Moreno.
 
Los estados donde se ha detectado mayor consumo son el de México, con 160 especies; Chiapas, 155; Hidalgo, 145  y Oaxaca, 134.
 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: