Hacen falta oncólogos pediatras en México

Cáncer y obesidad infantil aumentan en el país debido a que no hay diagnóstico oportuno, y los padres no promueven el ejercicio dijo especialista.

15/05/2013 8:10
AA

En México no existen cifras muy confiables respecto a la incidencia del cáncer infantil, ya que algunas investigaciones hablan de cuatro mil nuevos casos cada año y otras refieren 10 mil, y hablando de obesidad infantil, el caso de México es triste, ya que en ese rubro ocupamos el primer lugar, una situación que debería hacer sentir responsables a los padres de familia, dijo a SUMEDICO el doctor oncólogo pediatra Antonio Ortiz, presidente del Colegio de Pediatría de Nuevo León.

Más población más incidencia
Al referirse a los casos de cáncer infantil en México, el especialista explicó que el posible aumento en las cifras puede ser causado por el incremento de la población: “mientras nazca más gente es posible que también los casos aumenten”.

“No es sencillo hablar de prevenir el cáncer, no obstante, lo que siempre se pide a los padres es que sus hijos tengan una buena alimentación, suficiente y de calidad, para evitar al máximo las posibilidades de desarrollar cáncer”, explicó.

Señaló que la genética es un factor determinante, por lo que señaló que se debe poner especial atención en los niños que tengan antecedentes directos de algún tipo de cáncer, porque el cáncer puede dispararse con diversos factores como radiaciones, ionizaciones, contaminación y, en el caso de la leucemia, insecticidas y pesticidas.

Entre los niños, los tipos de cáncer más comunes, de acuerdo con el doctor Ortiz, son la leucemia, los tumores cerebrales, linfomas, retinoblastoma, tumor de Wilms y otros como sarcomas óseos.

“Cuando una mamá está embarazada, lo que se le recomienda es tener una buena alimentación también, porque, por ejemplo, cuando hay deficiencia de zinc en el organismo de la mamá, es posible hablar de un aumento en el riesgo de que el bebé desarrolle retinoblastoma, un tipo de cáncer que también es llamado ‘de la pobreza’, porque su incidencia es mayor en las poblaciones de escasos recursos”, explicó.

Diferencias regionales
Aun cuando no existe mucha diferencia en cuanto a los casos de cáncer entre una zona menos desarrollada económicamente y su contraparte social, la distancia se marca respecto a la sobrevida, la cual depende mucho del diagnóstico oportuno, porque quien vive en áreas menos desarrolladas tiene menos posibilidades de atenderse a tiempo.

“En México, la posibilidad de sobrevida tras un diagnóstico de cáncer infantil es del 50%, mientras que en países más desarrollados las posibilidades alcanzan hasta el 90%, todo esto a causa del diagnóstico temprano y los medios de acceso a los tratamientos”, explicó.

Reconoció también que otra situación que se relaciona con este problema es que en el país existe “sólo la tercera parte de la cantidad real que se necesita de oncólogos pediatras”.

Atender campañas
Respecto a la obesidad infantil, el especialista señaló que a pesar de que se realizan campañas de información dirigidas tanto a los niños como a los padres de familia, los índices de obesidad siguen aumentando, y esto se debe a que “la gente no hace caso, y es muy sedentaria, además de tener malos hábitos alimenticios”.

Explicó que además de tener buenos hábitos para comer, el ejercicio es un factor esencial para evitar el desarrollo de obesidad, “pero eso es también responsabilidad de los padres promover la actividad física, además de que no se consuma comida chatarra”.

Consecuencias
“Un niño con obesidad es un adulto con diabetes en el futuro”, indicó el médico, y señaló que si bien esto sería a largo plazo, lo cierto es que un pequeño con este problema puede enfrentarse a diversas situaciones, por ejemplo incapacidades escolares, infecciones, diabetes, problemas renales y cardiovasculares e inclusive caídas y fracturas, “ya que siendo un niño obeso no es muy hábil para desenvolverse”, señaló.

Explicó que, así como en el caso del cáncer, es necesario prestar mayor atención a los niños que tienen antecedentes de diabetes, además de concientizar a los padres para que eviten que sus hijos desarrollen obesidad, “pero esto es cuestión de educación, de que los padres presten atención a las campañas, así como promover el ejercicio, salir con los niños de la casa, alejarlos de las computadoras y los juegos de video”, concluyó.

(*) Dr. Antonio Ortiz
Oncólogo pediatra
Presidente del Colegio de Pediatría de Nuevo León
tono_ortiz@hotmail.com


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: