Hallan propiedades en el chile contra obesidad

Investigadores confirman que el consumo de capsaicina, la sustancia que hace picantes a los chiles, logra que se acumule menos grasa en el cuerpo.

07/06/2010 1:31
AA

Ya desde hace algunos años, las especias picantes se habían propuesto como una vía para luchar contra la obesidad. Es por ello que se considera a la comida picante como algo más que un placer. Algunas investigaciones vienen sugiriendo la posibilidad de que especias como el chile picante o la pimienta pueden aumentar la termogénesis y, con ello, aumentar el gasto calórico del cuerpo.

En 2008, un grupo de investigadores del Departamento de Biología Humana de la Universidad de Maastrich, en los Países Bajos, pulicaron en American Journal of Physiology- Regulatory, Integrative and Comparative Physiology una revisión de algunas de las estrategias que se han propuesto para el mantenimiento del peso y sus resultados. Una de las que parecían ser efectivas, según los expertos, es el uso de la capsaicina, el compuesto que otorga el característico sabor picante al chile.

Y es que, de hecho, un trabajo de los mismos investigadores realizado en 2005 mostraba que los resultados de una dieta hipocalórica podía ser más efectiva si se acompañaba con una mezcla de té verde y cafeína.

El estudio, realizado con un grupo de participantes que siguió una dieta hipocalórica durante cuatro semanas, mostró que los participantes que habitualmente tomaban poca cafeína, el suplemento de té verde y cafeína mejoró los resultados de la dieta.

Pero ahora, un nuevo estudio científico busca que la generalidad se haga amante de los chiles picantes, sin importar si se es de los que ama la comida picosa o de los que la detesta.

La investigación desarrollada por científicos surcoreanos provee más evidencia de que el consumo de capsaicina, la sustancia que hace picantes a los chiles, logra que se acumule menos grasa en el cuerpo.

No obstante, el estudio va más allá de investigaciones anteriores: explica cómo la capsaicina logra esto y con ello abre el camino hacia nuevas opciones en el desarrollo de estrategias para combatir la obesidad. Para comprender el efecto de la capsaicina en las grasas, los investigadores de la Universidad Daegu, dirigidos por Jong Won Yun, trabajaron con un grupo de 18 ratas. A todas les dieron la misma dieta alta en grasa.

La diferencia entre las ratas es que algunas, junto con su dieta, recibieron dosis diarias de capsaicina.

El resultado fue el esperado: al cabo de dos semanas, las ratas bajo el tratamiento de capsaicina pesaban, en promedio, 8% menos que sus compañeras. Sin embargo, los científicos fueron más allá: estudiaron la composición de la grasa de estos animales y compararon la expresión de proteínas en esos tejidos adiposos entre unas ratas y las otras.

Su estudio identificó 20 proteínas claves en procesos celulares, como el del metabolismo de las grasas y la conversión de energía, cuya expresión variaba en las ratas que recibieron el tratamiento con capsaicina.

Según señalan en el estudio, publicado en el Journal of Proteome Research, algunas de esas 20 proteínas ya han sido vinculadas a la obesidad en humanos, y las otras deberían ser investigadas para conocer si desempeñan un papel en la acumulación de grasa en el hombre.

El equipo confía en que su mapeo del efecto bioquímico de la capsaicina en los tejidos adiposos podrá contribuir al desarrollo de mecanismos moleculares contra la obesidad. (Con información de La Nación)
 

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: